Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Socialismo y Hermenéutica

No se espante el amigo lector, la idea de Hermenéutica no es difícil de entender.

Por: Emeterio Gómez

No se espante el amigo lector, la idea de Hermenéutica no es difícil de entender. Pero, además, familiarizarse con ella ayudará a derrotar a Chávez. ¡¡Va a ser una pelea muy larga!! Porque aunque logremos “salir de él” –y de ello no cabe la menor duda– lo tendremos en la Oposición, con nosotros afrontando el desastre que se está creando. Y si no nos preparamos intelectualmente, él –como Ortega en Nicaragua– volverá.

Va a ser una pelea muy larga y difícil, además, porque Chávez –gracias a los posmodernos que lo apoyan– poco a poco irá descubriendo que el marxismo, por anacrónico, no puede ser el apoyo conceptual del Socialismo del Siglo XXI. Poco a poco intuirá que tiene que buscar ese apoyo en pensadores como Vattimo, Derridá, Maffesolí y Habermas, posmodernos todos. Para cuando esta tendencia se imponga, la Oposición deberá haber desarrollado nociones intelectuales capaces de darles la pelea. ¡¡La primera lección es familiarizarnos con la Hermenéutica!!

Porque ambas ideas –Posmodernidad y Hermenéutica– tienen que ver con la quiebra de la Verdad Racional. Ni la filosofía griega ni el racionalismo moderno, centrados ambos en la ilusión de la Verdad, pueden aportarle al ser humano una fundamentación sólida. Un lógico alemán, en 1920, puso en evidencia que todas las verdades racionales son tautologías, esto es, que la Razón sólo puede ser instrumental, ¡¡que en ella no puede fundarse nada!!… y Occidente se quedó agarrado de la brocha. La Posmodernidad es una búsqueda desesperada de cimientos para el hombre.

La hermenéutica es el arma clave de los posmodernos. Es la “ciencia” de la interpretación. Más allá de las tautologías –que conforman lo esencial de nuestro Ser– no hay ninguna verdad en este mundo. Lo único que hay son diversas interpretaciones de la misma e inaccesible realidad. A no ser que usted defina de manera inequívoca unas premisas, sólo podrá hacer interpretaciones. Y como en las esferas de la política, la ética y, en general, del espíritu, las premisas inequívocas no existen, entonces en esos planos no hay ninguna Verdad. De ningún tipo, ¡¡sólo opiniones!!
La Hermenéutica es la aceptación plena de que, como no hay verdades capaces de imponerse por la fuerza de la Razón, entonces no queda más que apelar a la tolerancia, la pluralidad, la negociación, la democracia y la libertad individual para lograr el consenso. Cuando la Humanidad suponía que la Razón era capaz de descubrir la verdad; cuando desde una moral racionalista se asumía que había valores universales y absolutos, se justificaba usar la fuerza para imponer un proyecto de sociedad.

Pero si todo esto es así, si la Hermenéutica y la Posmodernidad exigen las más absolutas tolerancia y libertad individual ¿¡por qué algún posmoderno no se lo explica a Chávez!? ¿Por qué no le aclaran: a) Que él no tienen ninguna verdad. b) Que el socialismo no es una propuesta científica o moral que todo el mundo tenga que aceptar. c) Que la Revolución es una idea a ser debatida por la sociedad y no una impuesta por la fuerza. Y d), lo esencial, que para que todo ello sea posible es imprescindible un régimen de libertades individuales plenas, del cual pueda surgir un consenso? ¿Por qué nadie se atreve a decirle al Jefazo que fue sencillamente atávico el trato que él le dio a Ramón Martínez ¡¡uno de los suyos!!? ¿Se puede ser posmoderno y aceptar sumisamente estas cosas? Todo lo cual resume el primer tema del curso que iniciamos mañana en Altamira.

emeteriog@cantv.net

Publicado Diario El Universal 06/05/07