Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Sólo para jóvenes chavistas

Por: Emeterio Gómez

El modelo de sociedad por el que ustedes luchan es el mismo que fracasó en la Unión Soviética y en la Europa del Este. Ni Chávez, ni ninguno de sus intelectuales –desde gente seria como Vladimir Acosta, Monedero o Rigoberto Lanz, hasta señores como Dieterich; ni los pensadores importados de Europa, como Vattimo, Maffesoli o Negri– nadie ha dicho una sola palabra acerca de cómo diferenciar el Socialismo del siglo XXI del comunismo totalitario del XX; el llamado Socialismo Real que asesinó a millones de personas con la vaga ilusión de construir una sociedad imposible. ¿Tendrán los jóvenes chavistas alguna idea nueva acerca de cómo precisar esa diferencia? ¿O es que mas bien han alcanzado ya el nivel de convicción revolucionaria que se requiere para proferir el terrible ¡¡sí y qué!! “Sí, somos totalitarios y qué. Si para destruir a la oligarquía hay que serlo, pues lo asumimos y ya”.

Pero la Unisón Soviética y la Europa del Este son sólo una parte del pesado fardo que los jóvenes chavistas se echan al hombro, una muestra light de la inviabilidad del Socialismo Castrista. La muestra heavy, el verdadero problema que ustedes tienen que afrontar, reside en cuatro países claves: Cuba y Norcorea, que han mantenido sus totalitarismos, condenando a sus pueblos a la miseria; y, por otro lado, China y Vietnam, que han asumido el capitalismo ¡¡como la única forma de aliviar la pobreza extrema en la que agonizan sus miles de millones de habitantes!!

Ni los jóvenes chavistas ni su jefe, ni Negri, Vattimo, Maffesolí o Marta Harnecker –perdón, se nos olvidaba– tienen un solo argumento empírico que diferencie el Socialismo del siglo XXI del Comunismo del XX ¡¡pero tampoco tienen ningún argumento teórico!! Porque su única posible fundamentación conceptual es Marx, y éste fue un pensador bobo. Sostenerse sobre él es imposible, por dos razones poderosas:

1.- Porque su Teoría del Valor-trabajo es una farsa. Y porque ella es –además– el presunto cimiento de la Teoría de la Plusvalía, la teoría de la explotación del hombre por el hombre y la supuesta inevitabilidad de la lucha de clases, mentiras burdas todas a las que aquí no aludimos porque las hemos tratado en artículos anteriores y porque son el tema de un libro –Capitalismo Solidario versus Socialismo del siglo XXI– que presentaremos a finales de junio.

Y, 2) porque Marx no tuvo o –más claramente– no podía tener la menor idea acerca de cómo se constituye la Persona Humana. Porque él fue tan solo un hegeliano de izquierda… y Hegel es el padre de todos los totalitarismos, uno de los enemigos más encarnizados que la Libertad, es decir, la Libertad del Espíritu, haya podido tener.

Sólo que Marx –el sustento teórico de los jóvenes chavistas– fue mucho más allá que Hegel en todo lo que atañe a la liquidación de la Persona Humana. Nos referimos, por supuesto, a su liquidación conceptual ¡¡porque la física le fue encargada a Stalin, Mao, Pol Pot y Fidel Castro!! Marx fue mucho más radical que su maestro en la liquidación de la Libertad porque asumió el Materialismo, en tanto que Hegel fue el padre del Idealismo. Aquél –un positivista arcaico– creyó que las ideas de los hombres ¡¡y su conciencia moral!! eran un subproducto de sus condiciones materiales de vida, en tanto que Hegel, a pesar de su totalitarismo, asumió la fuerza inmensa del Espíritu y de las ideas. Cosas, todas éstas, sobre las que los jóvenes chavistas –¡¡y los no chavistas!!– deberían tal vez reflexionar.

emeteriog@cantv.net

Publicado Diario El Universal 17/06/07