Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Telecomunicaciones: competencia o más burocracia. Luis Pazos

El objetivo de la Reforma en telecomunicaciones es lograr una mayor competencia en ese sector, que repercuta en menores precios y más calidad en los servicios a los consumidores; sin embargo, existe el peligro de que esa reforma, al crear organismos estatales que decidan quién entra a competir y de qué tamaño debe ser cada empresa, burocratice el sector. Más organismos normalmente se traducen en una mayor dificultad para abrirse a una verdadera competencia. Esos organismos “autónomos” proyectados pueden convertir el sector en un caldo de componendas, corrupción y de control sobre la radio y la televisión.

Buscar la competencia en las telecomunicaciones implica reglas claras y generales que faciliten la entrada de cualquier persona o grupo empresarial, nacional o extranjero, que busque ofrecer sus servicios, lo que debe y puede hacer la Secretaria de Comunicaciones, para eso existe; no son necesarias más comisiones e institutos que aumentan la burocracia y el gasto público innecesariamente.

El proyecto de Reforma presentada por el Presidente Peña Nieto contiene puntos positivos, pero puede darle un poder discrecional a funcionarios que, en lugar de las leyes, sean los que digan quiénes entran a competir, de qué tamaño deben ser, si se achican, se agrandan, se funcionan o dividen, reduciendo de hecho la libre competencia.

Es importante también abandonar términos, propios de regímenes absolutistas, como el de concesión, que implica que el Estado es dueño de vidas y haciendas y concede graciosamente a los ciudadanos la posibilidad de crear una empresa de radio, televisión o telefonía. Un gobierno democrático no concede, pues no es el dueño del aire, sino autoriza o da un permiso, con base en leyes y reglamentos de aplicación general, a todo aquel que las cumpla, sin depender de las decisiones y voluntad de funcionarios que, con base en sus opiniones o intereses, deciden a quién conceden o revocan la “gracia” de operar, ampliarse o fusionarse.

Eso no es aumentar la competencia, es transmitir mayor poder al Estado sobre los medios de comunicación, lo que representaría un retroceso en la libertad de emprender, de expresión y la libre competencia.

LUIS PAZOS ― CISLE

@luispazos1