Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Tigre de papel. Carlos H. Blohm

Las promesas de Marx son sencillas: lograr que “todos” participen en la propiedad de los medios de producción y en las decisiones de la sociedad a fin de lograr una deseada igualdad. En realidad, el socialismo es un tigre de papel; al tener que volverse una máquina de represión económica y política por su ineficiencia e incapacidad de abastecer, centralizando todo en una “nomenklatura’” o elite monopartidista. 

Deng liberó en 1978 los precios de la producción agrícola y permitió que empresas privadas se volvieran motores de crecimiento, lo cual se logró en meses. Efectivamente renegó el socialismo de Marx. La Unión Soviética y Europa socialista siguieron en 1989 al colapsar y volverse con rapidez naciones occidentales mucho más prósperas.

Sin precios de mercado no hay posibilidad de cálculo económico y cientos de burócratas no pueden comandar para abastecer la demanda de millones de consumidores. ¿Aceptaremos que volvería el abastecimiento en días si hubiese libertad de precios, de importación y producción?

La libertad económica a mediano plazo sólo puede sobrevivir en un ámbito de estado de derecho. Los casos de Alemania en 1947, Surcorea en 1987, Brasil, Perú, Chile, Europa Oriental en 1989 y Taiwan en 1996 lo demuestran. Hoy todas estas naciones gozan de los mejores niveles de vida y libertades democráticas. Están en la punta en mediciones de estabilidad económica, bienestar social, infraestructura, estado de derecho y sin haber tenido grandes recursos naturales. ¿Qué estamos esperando para seguir estos ejemplos posibles?

Nuestro experimento anacrónico llega a su fin. En 1999, un sueldo mínimo eran 20 barriles y hoy es menos que uno. Nuestra economía es un tigre de papel que ahora tiene que pagar mayor deuda con menores ingresos petroleros y una producción local colapsada. ¿Nos convenceremos que la energía emprendedora de cientos de miles de jóvenes sería capaz en un ambiente de estado de derecho de recuperar la economía y el entusiasmo nacionales?

CALOS H. BLOHM | NOTITARDE
@carlosblohm