Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Títulos de permanencia en tierras no son heredables. Entrevista a Isabel Pereira

Para la directora del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice), Isabel Pereira, este aspecto -contemplado en el artículo 44- constituye un atentado a los patrimonios familiares que las personas…

Títulos de permanencia en tierras no son heredables

El carabobeño Valencia, julio 16 (REDACTA).

El proyecto de reforma a la Ley de Asentamientos Urbanos que evalúa la Asamblea Nacional establece que el proceso de tenencia de tierras en terrenos públicos o privados se realizará a través del otorgamiento de títulos de permanencia a sus ocupantes, que no serán heredables. Para la directora del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice), Isabel Pereira, este aspecto -contemplado en el artículo 44- constituye un atentado a los patrimonios familiares que las personas construyen con esfuerzo durante sus vidas, pues los terrenos pasarán a manos del Estado cuando sus ocupantes mueran.

“La gente va a tener un título o permiso de uso como ocupantes, eso al final queda en manos del Estado. Al desaparecer la propiedad privada desaparece la construcción de patrimonios, porque nadie va a construir nada que le va a quedar al Estado”. Al igual que en La Habana, Cuba, las construcciones se deteriorarán y gradualmente se sumergirán en la miseria, porque sus habitantes no tendrán incentivos para invertir en mejoras. La Ley violaría el artículo 115 de la Constitución Nacional, que establece el derecho a la propiedad.

El proyecto de Reforma de la Ley Especial para la Regularización Integral y Ordenamiento de la Tenencia de la Tierra de los Asentamientos Urbanos Populares, compuesto por 91 artículos, fue aprobado por la AN en primera discusión el 2 de abril de este año. Su exposición de motivos contempla aspectos del Proyecto Nacional Simón Bolívar (plan económico y social) para el desarrollo de la nación del 2007 al 2013, de acuerdo a la “Nueva Geopolítica Nacional”. Este aspecto es similar a la “Nueva geometría del poder” que se propuso en la reforma constitucional de 2007 que la población rechazó en las urnas.

La normativa indica que la ejecución de las políticas públicas en asentamientos urbanos estará a cargo de los Comités de Tierras Urbanas, que según el artículo 23, son organizaciones de carácter “comunal, social y político” y estarán incorporados a los consejos comunales. Para Pereira, esto afectará la distribución de tierras y las estrategias para los proyectos a desarrollar. “Va a existir un proceso político indiscriminado de ocupación de los suelos y de expropiación. Se va a privilegiar a algunos en detrimento de otros, dependiendo de su inclinación política”.

“Nadie tendrá nada”

Desde hace 25 años Evelyn Ortiz vive en la casa que sus padres construyeron en el asentamiento de San Francisco de Cúpira, en San Diego. Siempre planificaron que la heredaría su hermana menor, que tiene 12 años. Pero las reformas de las leyes en tenencia de tierras podrían cambiar sus planes. “Estoy indignada porque ya nadie tendrá nada, no es posible que por lo que hemos luchado toda una vida le vaya a quedar a otro”. Por la cantidad de años, pasaron a ser “copropietarios” y asegura que la vivienda le pertenece a su familia.

Wilkis Osorio tiene cinco años en un terreno en Miguel Peña. Ocupó un pedazo de tierra vacía con cuatro paredes y ha ido tramitando la compra. Le construyó un baño y un cuarto adicional. Ahora espera junto a otras 120 familias que le entreguen su apartamento en los edificios de cuatro pisos que el gobierno les prometió construir ahí. Más allá de procurar un techo para su familia, sus esfuerzos tienen otro propósito. “Yo trabajo para que mis cosas le queden a mis hijos y después que las pasen a los hijos de ellos”, dice Wilkis, que se desempeña como vigilante y es padre de dos pequeños de 1 y 3 años.