Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Traumas económicos?

Dairio El Universal 06/01/08

Por: Domingo Fontiveros

Los errores y excesos no han llevado a una crisis económica por los altos precios del crudo

El poderío chavista hizo crisis con el referéndum constitucional, luego de acumular una serie de errores y excesos políticos, incluida la misma propuesta de cambio de Constitución. De allí en adelante, ya no es lo mismo para ellos, ni para el país. Comienza una convalecencia política, no exenta de turbulencias, hasta que la nación recupere plenamente sus fuerzas democráticas.

En economía, se ha acumulado también una serie de errores y excesos, que no han llevado a una crisis económica gracias a los altos y crecientes precios del petróleo. Sin embargo, la tendencia en esta materia apunta en dirección distinta a una recuperación de fuerzas, ya que se debilitan los desempeños positivos y se refuerzan los negativos.

La amenaza principal que se enfrenta sigue siendo la inflación, que se mantendrá por el futuro previsible bastante alta, y con tendencia a nuevos aumentos, con todo y reconversión monetaria.

De hecho, el ingenuo y malsano voluntarismo económico del régimen ya comienza a recurrir a subterfugios para desconocer su enorme fracaso.

Porque la perspectiva para 2008 advierte sobre la intensificación de la escasez y la inflación, las cuales, de continuarse en la dirección actual, a partir de cierto momento crucial desatarán las dinámicas en acción, inducidas por una política económica disparatada, y entonces sí pueden pervertirse en espirales alcistas, provocando que luego la economía, tarde o temprano, haga crisis.

Nadie en sano juicio quiere que la economía nacional llegue a esos extremos. Aunque la ignorancia demostrada por algunos que manejan los hilos de la política económica desde las alturas del poder, con frecuencia hace temer lo peor. En estos 18 meses de formación del proceso inflacionario actual, los mandamases han desplegado un enorme poder de gasto, de tributación, de regulación y de acoso, pero muy poca inclinación a aceptar las leyes económicas y prevenir lo que está en gestación en el circuito comercial y productivo. Su mayor preferencia ha sido la del paliativo, sin abordar las causas del problema.

En el camino, las cosas se vienen complicando. Hasta el momento, los portentos de la imaginación endógena han logrado lo contrario a lo proclamado. Cerca de una mitad de los bienes y mercancías que se transan en el país son de origen importado. La inflación tantas veces liquidada en los discursos, goza de muy buena y peligrosa salud. Las viviendas terminadas continúan muy lejos de lo alcanzable con algo de buen juicio sobre el tema, y las obras públicas se terminan sin que existan proyectos que den continuidad a la acción. Hasta el crecimiento del PIB, del cual se jactan muchos del Gobierno, está basado en la expansión irracional del gasto público, que para la salud de la economía productiva termina siendo tan perjudicial como los esteroides en atletas y deportistas, que producen “beneficios” en el desempeño apenas por un tiempo.

Un desperdicio, sin duda. Muy grande, aunque por ahora la economía todavía no haga crisis. Seguiremos observando con cuidado, porque el régimen, disminuido en lo político, podría hacerse el cuerdo en lo económico para evitar más problemas que los que tiene para las elecciones regionales del 2do. semestre. O puede hacer lo contrario, para continuar el barranco.

dfontiveros@cantv.net

Artículo Anterior

231207Domingo Fontiveros.pdf