Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Un comunista maduro. Emeterio Gómez

¿Hubo alguien que se lanzase a los tiburones, para venirse nadando de la Florida hasta Cuba?

Cómo podríamos definir a un Comunista Maduro? Yo diría que es alguien que ya sabe que el Comunismo fue un absoluto fracaso, una estafa descarada. Que la liquidación de la Propiedad Privada y su sustitución por la Colectiva es una maroma radicalmente inviable.

Alguien que hace ya mucho tiempo entendió que Marx fue: o un sublime tonto o un estafador; que todas sus teorías fueron cuentos infantiles, tragables sólo por gente obnubilada por el afán ingenuote de ayudar a los más pobres… ¡¡a cualquier costo!! Alguien que ya captó que la Lucha de Clases y la Explotación del Hombre por el Hombre fueron puras pistoladas. Porque ambas tesis están montadas sobre la Teoría de la Plusvalía, una de las ingenuidades más grandes que ha producido la Humanidad. Porque creerse que “El Trabajo es la fuente exclusiva -léase bien: la fuente exclusiva- de todo el Valor que se genera en una Economía Capitalista”; es decir, que el Empresario, el que pone el capital, descubre las oportunidades de inversión, asume los riesgos y, por si algo faltase, dirige el proceso productivo, ese chupasangre miserable, no aporta nada a la creación de valor, sino que se lo expropia al obrero. Creerse esta cantinflada y difundirla, sólo puede ser obra de un Comunista Maduro. Que es la Primera Fase en la maduración comunista.

Porque la segunda fase, la de los Comunistas más Maduros, es ya sublime. Son los que llegaron a intuir que el Materialismo Histórico y el Dialéctico, incluido el Hegelianismo de Izquierda, fueron otra inmensa cobota, más culta pero mucho más cobota. Fue la bobería de que, de verdad, existe una Lógica Dialéctica, distinta y, por supuesto, superior a la Lógica Analítica. Pero, peor aún: es creer que pueda existir una Filosofía Materialista, con algún sentido. O sea, una filosofía que suponga -como supuso el bueno de Marx- que la Moral es un “Prejuicio pequeño burgués” y que toda la Evolución de la Humanidad se puede explicar por la conexión materialista dialéctica entre el Desarrollo de las Fuerzas Productivas y las Relaciones Sociales de Producción. Creerse todas estas ficciones y no detenerse ni un instante a pensar -como no se detuvo Marx- en el verdadero problema: el Desarrollo Moral y Espiritual contrahecho, distorsionado y aberrante de la Humanidad; el peso brutal que la Animalidad y la Propensión a la Guerra tuvieron siempre sobre el Hombre; no detenerse en todo esto, decía, solo puede ocurrírsele a un Comunista ya más Maduro.

Pero la fase más fascinante de un Comunista Madurón -de uno mucho más maduro-, es empezar a oír algún rumor extraño acerca de algo que no logra precisar; a veces cree escuchar un nombre: “Berlín”; parece que había un Muro; “1989”, derrumbaron algo. En alguna parte hubo un tipo llamado Stalin, una dictadura totalitaria y sangrienta de más de 30 años; y otro más fanático aún, cree oír algo así como Meo o Mao; “Pol Pot”, un millón de muertos en un país chiquitico. ¿Y por qué dirá esta gente que el Comunismo cubano fracasó, si yo estuve allí y no vi ningún fracaso? ¿Cómo se les ocurre decir que Fidel asesinó masivamente a sus adversarios? ¿Por qué sería que nadie, absolutamente nadie, arriesgó su vida para saltar el Muro de Berlín en dirección Oeste-Este? Qué casualidad que todos se hacían matar para saltar al revés. ¿Hubo alguien, alguna vez, que se lanzase a los tiburones, para venirse nadando de la Florida hasta Cuba? No puede ser, todos esos deben ser inventos para desprestigiar al Comunismo. Eso no fue lo que a mí me dijeron en mis cursos en Cuba. ¡¡Son puras especulaciones, malignos deseos de denigrar!!

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL

gomezemeterio@gmail.com