Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Un empresario de la libertad: Jesús Eduardo Rodríguez Armas (1940-2015)

Así como Antony Fisher, el fundador de Atlas, Jesús Eduardo Rodríguez Armas (1940-2015) tenía un gran talento tanto para los negocios como para las ideas. Rodríguez Armas hizo buen uso de sus habilidades empresariales y sociales en ambos campos. Después de recibirse como ingeniero de la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, Venezuela, Rodríguez Armas continuó sus estudios en la Universidad de Michigan y en la Universidad de Stanford en California. Poco después de haber llegado a Stanford, Rodríguez Armas conoció a Antony Fisher.

.

cedice_empresario

.

Atlas se fundó el dia 14 de julio de 1981 en San Francisco, no muy lejos de la Universidad de Stanford. Fisher había estado en contacto con Ricardo Zuloaga (1919-2011), pariente cercano de Rodríguez Armas. Cómo Fisher, Zuloaga era miembro de la Sociedad de Mont Pelerin, un grupo distinguido de intelectuales para una sociedad libre. La Sociedad de Mont Pelerin fue la inspiración de centros de investigación y esfuerzos académicos en el área del mercado libre a través del mundo. Cuando Jesús Eduardo se enteró de los esfuerzos de Fisher en el mundo liberal, decidió buscar su ayuda y apoyo para fundar un centro de investigación en Venezuela. Antony percibió el enorme talento de Jesús Eduardo para los negocios y las ideas, y se esforzó en introducirlo a personas que podrían darle apoyo desde los Estados Unidos.

.

Unos años después, en 1984, Rodríguez fue uno de los fundadores de CEDICE, el think tank venezolano que hoy entabla una batalla heroica en contra de las políticas totalitarias en Venezuela. En 1987, Rodríguez asistió al primer taller de Atlas para aliados en temas de mercado libre en Latinoamérica y el Caribe. Este taller se desarrolló en Jamaica y atrajo a más de dos docenas de líderes liberales, quienes después crearon importantes programas de investigación y educación a través del continente. “Lo Grande es la Idea,” un libro que se publicó cuando CEDICE cumplió 15 años, detallando la breve historia del think tank, incluye una entrevista extensiva con Jesús Eduardo Rodríguez, dentro de la cual él agradece a Fisher y Atlas su ayuda con el nuevo think tank: “En Venezuela se había estancado el pensamiento económico. Había que hacer algo, y nos pusimos de acuerdo sobre la base de la experiencia de una señor que habíamos conocido muchos de nosotros: Antony Fisher.”

.

Rodríguez no solo se distinguió como empresario y donante generoso, también como líder intelectual. En 1992, escribió “La Seguridad Social en Venezuela” con Carlos Sabino. El libro recibió un Premio Fisher de Atlas. En él, Rodríguez y Sabino analizan las fallas del sistema de pensiones del estado y también los “programas de becas alimentaria,” un antecedente de las “transferencias condicionales de dinero,” tan en boga hoy. Rodríguez y Sabino ofrecen buenas recomendaciones. John C. Goodman, el experto en los Estados Unidos sobre el tema, escribió que Rodríguez y Sabino exponen “de manera convincente que Venezuela y otros países Latinoamericanos estarían mejor si reformaran sus sistemas de seguridad social de manera consistente con la libertad de las personas y el crecimiento económico.”

.

A pesar del admirable trabajo de Rodríguez y CEDICE, Venezuela cayó eventualmente en el populismo de izquierda, el cual gradualmente se transformó en un totalitarismo opresivo. CEDICE continuó con sus esfuerzos, pero se hizo cada vez más necesario la creación de programas adicionales para apoyar a una nueva generación de trabajadores por la libertad y líderes de sociedad civil. Dada la falta de seguridad en el país, Rodríguez adquirió un perfil muy bajo, dirigió y apoyo estos esfuerzos de manera discreta pero incesante. Siempre se mostró tranquilo y respetuoso ante los retos que le presentó el cambio de régimen. René Scull, uno de sus amigos más cercanos, me comentó que Rodríguez “renunció a la Sociedad Mont Pelerin, un grupo que estimaba mucho, para disminuir el riesgo de convertirse en un blanco ideológico.” Rodríguez era un hombre de fe, que llevaba sus cruces con espíritu alegre y deportivo. Creo que es válido decir que todas las personas que han luchado para la libertad del país se han beneficiado por su labor.

.

Rocío Guijarro, talentosa lider de CEDICE, escribe que “su último sueño era crear Librerías Cedice en zonas populares que se convirtieran en foco de las ideas de libertad. Tratare de cumplir su sueño.” Hace unas semanas apenas, Rodríguez me llamó para decirme que íbamos a necesitar reestructurar y reforzar el sistema de apoyo a esfuerzos educacionales en Venezuela. El no estará para dirigir estos nuevos programas, pero muchos de nosotros seguiremos su ejemplo y nos enfocaremos en seguir nutriendo la sociedad civil del país que él tanto amaba con ideas de libertad. Lo grande es la idea, y Jesús Eduardo Rodríguez dedicó a la idea de la sociedad libre. Se le extrañará mucho.

,

Por Alejandro Chafuen, Presidente de Atlas Network.

Traducción Mariana Zepeda