Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Un Estado microcefálico y megadactílico. José Luis Cordeiro

Lo importante no es el Ministerio de Educación, ni las misiones ni las escuelas, sino los estudiantes

Algunos analistas han hablado del gran Estado macrocefálico que tenemos. En realidad, el Estado venezolano sería mucho mejor descrito como un inmenso animal lento y con poco cerebro, un perfecto brontosaurio del siglo XXI. No obstante, lo poco de cerebro que tiene el Estado, lo compensa con la enorme cantidad de manos que se alimentan de él. Nuestro Estado no es macrocefálico sino microcefálico y además megadactílico.

Aquí existe un culto al Estado, como si el Estado fuera un dios; pero un dios que exige sacrificios, sacrificios humanos, y sin producir milagros. Todavía parece que no hemos entendido que las cosas que el Estado da con una mano ya las ha quitado con la otra. El Estado no genera riqueza y simplemente redistribuye, principalmente entre sus propios miembros, la riqueza que ha tomado de otros.

La idolatría al Estado parece ser un amor, pero de esos amores que matan. El “ogro filantrópico” descrito por el escritor mexicano Octavio Paz es un Estado que aunque trate de hacer el bien termina destruyendo todo. El Estado no es San Nicolás para prometer industrias, viviendas, hospitales, escuelas, etcétera. No basta la buena voluntad, cuando genuinamente la hay, para solucionar los problemas de la sociedad. No hay nada gratis y todo lo que el Estado “regala” ya lo ha quitado antes, y con creces, en impuestos e inflación.

El Estado venezolano parece funcionar con una especie de “toque de Midas” al revés: todo lo que toca lo convierte no en oro sino en pobreza. La paradoja de Venezuela es increíble: un Estado rico en un país pobre. Mientras el Estado recibe más dinero, parece que la pobreza aumenta en vez de disminuir. Es cierto que este Estado ama a los pobres, tanto los ama que cada vez produce más pobres.

Muchas de las prioridades están invertidas en Venezuela. El Estado ha usurpado al poder ciudadano. Es necesario comenzar una revolución de abajo hacia arriba: desde los ciudadanos hacia el aparato estatal. La verdadera prioridad no es el poder gubernamental sino las libertades individuales. Hay que invertir la pirámide entre el Estado y los ciudadanos. También hay que invertir la perversa pirámide educativa que distorsionan la realidad ciudadana.

Lo importante no es el Ministerio de Educación, ni las misiones ni siquiera las escuelas, sino los estudiantes. Lo mismo ocurre con la salud; lo importante no son los hospitales sino los enfermos. Cuando esto se entienda, el Estado comenzará a cambiar, pues entonces no le quedará otra alternativa al moribundo Estado microcefálico y megadactílico que tenemos hoy.

www.Cordeiro.org

JOSÉ LUIS CORDEIRO | EL UNIVERSAL
lunes 17 de septiembre de 2012 12:00 AM