Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Un libro-clave de Isabel Pereira. Emeterio Gómez

La Moral, la necesidad de asumir ésta como la médula de todo lo que hoy está planteado para el país…

Se llama La Quiebra Moral de un País (Artesano Edit.) y tiene un subtítulo que -él sólo- ya refleja la nobleza y el temple de la autora: Hacia un nuevo Contrato Social (al cual, tal vez, quién sabe, a lo mejor, debió habérsele agregado… “en Venezuela”).

Y le agradezco a “Isa”, no sólo por el libro sino, además, por el título y aun por el subtítulo. Porque pone el énfasis en la dimensión clave: la Moral, la necesidad de asumir ésta como la médula de todo lo que hoy está planteado para Venezuela… y para la Humanidad; ¡¡que no es la Economía, ni la Política, la Gerencia, el Emprendimiento o la Responsabilidad Social de la Empresa, sino la Ética y la Responsabilidad Moral del Capital!! La necesidad de asumir las inescrutables nociones de Lo Humano y Lo Espiritual, como el problema esencial de La Política.

Ojalá que nuestros valiosos líderes (aunque sea sólo uno… ¡¡o una!!) logren romper esta terrible abulia, fastidio o sensación de carencia absoluta de ideas o de Discurso que nuestra Oposición genera. Duele muchísimo, pero hay que decirlo, aunque sea con el alma en pena, casi como un autosuicidio: nuestra Dirigencia Opositora no tiene una sola idea que pudiera permitirnos pensar (un poquitico aunque sea, una pizquita al menos) en un Nuevo Contrato Social que sustituya al de 1958, una visión del Estado y de la Sociedad capaz de relevar a la de Rómulo Betancourt.

Aunque, para ser honestos, hay que reconocerle a María Corina Machado que lanzó una idea nueva, una poderosa idea nueva, hace ya tiempo: atreverse a asumir al Capitalismo. Aunque lamentablemente, al parecer, ¡¡allí se quedó!! Porque en todo el tiempo transcurrido desde entonces, ella pudo haber desarrollado completa una Propuesta de Sociedad centrada en la Ética o Moral. Equipos y más equipos trabajando intensamente para producir ese Proyecto de País: en economía, política, ética, derecho, gerencia, problemas sociales, Welfare State, Derechos Humanos, etc. Todo alrededor de un inmenso debate sobre la Espiritualidad.

Algo que ni Capriles, ni Borges, ni ningún otro líder, ni tal vez la propia María Corina (¡¡es increíble Dios Mío!!) se plantean para nada. Porque si se lo están planteando sería un secreto muy bien guardado. Ni Borges ni Capriles, me atrevo a decirlo sólo porque estoy al borde de una profunda depresión (y ellos tendrán que disculparme gracias a mi depresión, ¡¡por piedad!!), ni Borges, ni Capriles, ni Briquet, ni Ismael García o Gerardo Blyde, tienen una sola idea que les permita plantear un Nuevo Modelo de Sociedad o de Contrato Social. Ojalá que el libro de Isabel sea el Punto de Partida, la inspiración o el numen para iniciar el inmenso proceso de reflexión que se requiere para sustituir, por fin, al país betancuriano de 1958-88.

A manera de posdata, lo resumo todo en un breve párrafo mío (de hace ya casi un año) que Isabel incluyó en su libro, cosa que -amén del Epílogo- le agradezco: “De lo que se trata, en lo esencial, es de UN liderazgo que asuma como eje central de su Propuesta, la meta que hoy está planteada para Venezuela, para América Latina… ¡¡y para la Humanidad!! La incorporación de la Ética o Moral como eje central de cualquier propuesta Económica… Pero, por encima de todo, lo que hoy está planteado es la fusión entre la Ética y la Política. Lo que necesitamos YA es un Líder que logre conectar esas dos dimensiones: una tarea que el grueso de nuestra dirigencia no se plantea en lo más mínimo”. (Y huelga decir, por supuesto, que Isabel nada tiene que ver con mis opiniones políticas irrespetuosas, volcadas en este artículo).

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL
gomezemeterio@gmail.com