Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
“Un modelo adverso al capitalismo no respetará la propiedad privada”

El economista Emeterio Gómez asegura que al aumentar los impuestos y ordenar la participación de los trabajadores ya se crea un ambiente desfavorable al capital. Está convencido de que el modelo económico de Chávez camina hacia el esquema cubano, antes que al chino, por lo que vaticina que no se respetará la propiedad privada.

El Nacional – Viernes 08 de diciembre de 2006

Por: CORINA RODRÍGUEZ PONS

A/22

Economía

En la Asamblea Nacional se abrió el debate sobre el socialismo del siglo XXI y la reforma constitucional, que al parecer durará más de un año. Pero antes que nadie tome la palabra, Emeterio Gómez, economista y coordinador del Centro de Ética de Cedice, afirma que esta reforma que propone el Gobierno no creará un ambiente positivo para el sector privado.

La invitación la hizo el presidente reelecto el domingo pasado en plena celebración desde el “balcón del pueblo” y tres días después el diputado Rodrigo Cabezas reiteró la disposición a dialogar sobre este tema con el sector privado en los próximos meses.

Los empresarios deben analizar ahora si les conviene participar, pero Gómez les advierte que no confía en la promesa que anunció Cabezas. No cree que se respetará la propiedad privada, como dice el presidente de la Comisión de Finanzas.

“No hay una versión light del socialismo del siglo XXI. Un modelo que adversa al capitalismo, no puede a la larga respetar la propiedad privada”, insiste Gómez.

Está convencido de que este modelo socialista de Chávez se parece más al neocomunismo cubano: “No sucederá aquí lo que ocurrió en China, porque ellos van de regreso al capitalismo”.

Más allá de creer en la promesa de Cabezas, el profesor de Economía y Ética acepta únicamente evaluar el impacto de los cambios que en principio se proponen en la Asamblea Nacional.

Lo que ya viene

En la Comisión de Finanzas anunciaron un cambio en la carta fundamental y nuevas leyes para estimular otras formas de asociación productiva como cooperativas o empresas de producción social, sin ordenar la desaparición de la empresa privada. A los empresarios sólo les exigirán que contribuyan más con el Estado, al cancelar más impuestos, y escuchen a sus trabajadores.

“Las simples declaraciones de un diputado que alertan sobre el aumento de los impuestos y la aparición de nuevas leyes que obliguen a la participación de los trabajadores en la toma de decisiones de las empresas crean un clima adverso para el sector privado”, asegura.

Gómez no cree que el inicio de este debate sobre la nueva economía socialista propicie la inversión privada el año que viene.

Pero ese no será el único efecto que tendrá el proceso de reforma que se prolongará hasta 2008, según advirtió Cabezas. Gómez considera que la aplicación del socialismo del siglo XXI requiere que el Gobierno aumente la inversión y el gasto fiscal en los próximos años. “El sustento de la economía socialista será el Estado. El gasto fiscal se necesita para mantener la ficción de socialismo”.

Ese aumento del gasto fiscal, según este especialista, continuará provocando el exceso de liquidez y el repunte de la inflación. Calcula que el año entrante los precios aumentarán 20% en promedio para el consumidor.

El diputado Cabezas promete en cambio llevar adelante la reforma monetaria simultáneamente para que la inflación en 2008 sea menor a 10%.

“Es una ilusión pensar que la inflación será de un dígito en dos años. La reforma monetaria será un simple cambio monetario, porque no se aplicarán verdaderas reformas económicas, como la de reducir el gasto fiscal para realmente resolver el problema del alza de precios”, insiste.

Gómez tampoco se cierra al debate. Es más, propone a sus compañeros liberales que empiecen a buscar respuestas para lo que llama “la ofensiva ideológica y conceptual” que emprenderán los intelectuales chavistas, que acepta existen.

Este economista no cree que tenga sentido responder a las propuestas de la nueva economía socialista con las ideas económicas tradicionales sobre la propiedad privada y la mano invisible del mercado. Cree que se tiene que promover el “capitalismo solidario”, aquel que no sólo sea capaz de resolver las necesidades materiales de la gente, sino también genere esperanzas e ilusiones.

“Hay que incorporarle al capitalismo una poderosa dimensión moral”, afirma.

© 2004. C.A. Editora El Nacional. Todos Los Derechos Reservados