Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Una carta ya famosa: ¡la de Giordani! Marco Tulio Cicerón

Jorge Giordani, es un ingeniero en telecomunicaciones, lideró hace años cuando la democracia representativa gobernaba en el país un grupo de técnicos en CANTV que la hizo ineficiente al punto que uno de los mayores éxitos del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez fue su privatización. Luego, se aposentó en el Centro de Estudios del Desarrollo de la UCV(CENDES), donde siempre fungió de jefe de un grupo marxista. Al visitar varias veces a Chávez en Yare, pudo ser nombrado ministro de Finanzas, y de los quince años de “revolución” trece los ha pasado bajo la sombra del poder.

En estos años hemos presenciado como el precio de la cesta de crudos de exportación subía al cielo hasta llegar a los US $ 100 por barril para casi al mismo tiempo, encerrar al país en un control de cambios que ni impidió la devaluación ni la fuga de capitales. Los expertos en planificación y economía vieron con estupor propuestas descabezadas como el eje Apure-Orinoco. También vimos estupefactos como se emprendió una lucha contra las casas de Bolsa para exterminar el dólar implícito que se vendía y se compraba a través de las casas de Bolsa a través de papeles de la deuda pública en dólares. Giordani fue miembro del directorio del BCV como representante del Ejecutivo y allí se permitió la extracción de más o menos 22.000 millones de las reservas internacionales del BCV sin su correspondiente contrapartida en bolívares. El propio D.F Maza Zavala pieza “ilustrada” de la izquierda le pareció negativo este proceder pero no pudo hacer nada al respecto. Todo un desconocedor de los mecanismos económicos, de las finanzas públicas locales y de los mercados financieros internacionales.

El ex ministro Giordani, en su misiva, menciona que las fechas electorales del 7 de octubre de 2012 y 14 de abril de 2013, fueron dos grandes desafíos para “consolidar el poder político”. Reconoce que superar esos desafíos, fue posible “con un esfuerzo económico y financiero que llevó el acceso y uso de los recursos a niveles extremos”.

Como parte de ese “esfuerzo”, revela algunas de las medidas que se tomaron: “Mejorar la calidad de vida de la mayoría de los venezolanos vía gastos del sector público, lograr el acceso a los recursos con un aumento del endeudamiento de PDSA y endeudamiento interno del Gobierno, para mantener la tasa de cambio”.

El ex ministro de planificación, en su pesada narrativa cuenta que la enfermedad de Chávez hizo cada vez más difícil mantener contacto con su persona, y esto obstaculizó la toma de decisiones importantes. “Con la ausencia del Presidente Chávez y las escasas reuniones sustantivas del Consejo de Ministros me llevaron a la elaboración de una serie de documentos para alertar acerca del estado de las situaciones”, expone a propios y extraños. Es entonces cuando remite un documento a La Habana sugiriendo la eliminación del SITME, sistema que calificó de “perverso”.

En su carta, Giordani informa que con la enfermedad, la única reunión que se pudo realizar con el Presidente Chávez en Consejo de Ministros, fue el 20 de octubre de 2012. Allí, dice, les anunciaron del recrudecimiento de la enfermedad del presidente y no pudo entregarle el segundo documento que tenía preparado, con planteamientos para cerrar el ciclo anterior, pero sí se lo entregó en enero de 2013 a Nicolás Maduro. Allí planteaba “ver la necesidad de asumir la gravedad de la situación planteada y las medidas que se estaban considerando luego del triunfo electoral del 7 de octubre del 2012”.

Ahora bien, también nos explica que, desde que se anunció a Maduro como sucesor de Chávez, “comenzaron a observarse modificaciones en cuanto a la “direccionalidad” del proceso bolivariano, a la viabilidad económica financiera inmediata por efecto de la creciente dependencia de los ingresos petroleros”.

Nos menciona además en el fastidioso documento, que, con la desaparición de Chávez, en las instituciones que se encontraban bajo su control como PDVSA y el BCV surgieron signos de independencia. ¿ Cuáles fueron esos síntomas? Preguntaríamos nosotros siempre convidados de piedra en el banquete de la revolución donde hasta se pudre la comida en los puertos.

Increíblemente, ahora reconoce o acepta, que se tomaban decisiones de gasto público “ajenas a un control presupuestario”, lo que agravó la situación financiera del país. Entendía por otra parte, que desde la campaña electoral de abril de 2013, había notado debilidades en el liderazgo de Maduro, en comparación con “la solidez” del de Chávez. Y encima añade, que esto no fue sometido a críticas.

El distanciamiento con el presidente Maduro comenzaría por lo que Giordani llamó la “injerencia” de unos asesores franceses. Según el ex ministro, nada tenían que ver con la situación que vivía el país.

Reconoce, por si fuera poco, que durante la gestión de Maduro, le preocupaba la actitud y medidas que tomaba el Presidente, que no coincidían con la propuesta que él había hecho. Esto es, quería mandar por el presidente, nosotros concluimos !!!!

Recuerda que hizo dos propuestas a Maduro: una, el reemplazo del Sitme por el Sicad, y el nombramiento de su persona como autoridad de Cadivi. Sin embargo esta última propuesta Maduro no la aceptó. “Prefirió una dispersión del mando”, escribe Giordani en su misiva.

Confiesa que en el gobierno de Maduro se aprobaban gastos a diestra y siniestra, sin estudios previos, “improvisados, de hecho”. Todos bajo la excusa de que formaban parte de los gastos del Gobierno de calle.
Ahora nos dice que le resulta doloroso y alarmante “ver una presidencia que no transmite liderazgo”, y que pretende querer ganarse ese liderazgo a punta del “otorgamiento de recursos masivos a todos quienes los solicitan, sin un programa fiscal encuadrado en una planificación”.

Sobre la gestión de Maduro, habla de una “clara sensación de vacío de poder en la presidencia de la república”. También dice que eso destruyó la tarea de otras instituciones como el Ministerio de Finanzas y el Banco Central. ¿ Cómo si él nunca hubiera sido ministro de Finanzas y miembro del Directorio del BCV ?
Lo más grave de esta carta-“medio mea culpa” es la confesión de que las cosas no van bien. Sin embargo, según el editorial (20-6-2014) del Nacional:

La carta de Giordani se ha convertido en un desafío para Maduro, quien lo moteja de traidor y lo mete en el basurero de la historia. Reacción previsible, si partimos del entendimiento maniqueo de la sociedad que ha caracterizado a la revolución desde los tiempos de Chávez. Hay una nueva oposición, de acuerdo con los gritos del presidente contra el antiguo mentor, que no nace de los partidos que han enfrentado al gobierno desde sus inicios y ahora actúan desde la MUD.

Tiene la palabra ahora la nueva oposición que no calza la corbata de Ramón Guillermo Aveledo, ni es gobernador del Estado Miranda, ni es alcalde en alguna alcaldía de Venezuela. El gobierno sigue siendo malo y pésimo, siguen las colas para comprar harina de maíz precocida, sigue la persecución contra la empresa privada, sigue la escasez y se mantiene la asfixia económica.

MARCO TULIO CICERÓN