Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Universidad, Comunismo y Barbarie. Emeterio Gómez

Sería trágico -o cómico- que intentaran a estas alturas algún viraje hacia la Socialdemocracia…

Más disculpas para quienes esperan por mi cuarta “prueba” de la Existencia de Dios. Apelo al simpático recurso de señalar que como ese lío tiene ¡¡tres o cuatro mil años!! qué importan dos o tres semanitas más. Lo cierto es que los problemas inmediatos presionan y un amigo muy querido, virtualmente, nos asalta en plena calle, a Fanny y a mí: “Los que te leemos exigimos que digas algo sobre la agresión del Gobierno a las Universidades. No puedes no hacerlo”.

Asumo esa “tarea” a partir del título de la columna de Carlos Blanco del domingo pasado: “Ni un paso atrás… ni adelante”. La envidia me carcome: “¡¡Pero si yo venía pensando en algo así, Dios mío!! ¿Por qué no lo concreté?”. Nada mejor que ese título para definir la profunda indefinición del PSUV. No tienen la menor posibilidad de avanzar hacia el Comunismo, pero no pueden tampoco tirar por la borda el Proyecto Chavista. Sería trágico -o más bien cómico- que intentaran a estas alturas algún viraje hacia la Socialdemocracia o algo parecido.

Porque la profunda y auténtica infantilidad de Chávez marcó demasiado alProceso. Tanto, que cualquier regreso a las posiciones tradicionales de la Izquierda sería difícil. Ello, sin tomar en cuenta la bancarrota radical de dichas concepciones -tanto de Izquierda, como de Derecha-; a la primera de las cuales el Madurismo-Cabellismo, inconscientemente, se aferra. Es simpático oírlos hablar de burguesía, progresismo, etc. (por no mencionar la Zoncera Máxima: la Revolución) cuando ya todo el mundo sabe que la Humanidad está atascada en una inmensa crisis que amenaza con hacerla inviable ¡¡a ella y al Capitalismo!! Cuando todo el mundo empieza a intuir que la Civilización Occidental está seriamente frenada, porque no ha sido capaz de asumir su única salida: insuflarle a la Lógica del Mercado (y a la más feroz todavía Racionalidad del Capital) alguna dosis -por pequeña que sea- de Ética. El Mercado está atoradoy no puede “Ni avanzar ni retroceder”, porque es evidente que la Mano Invisibleya no funciona… ¡¡pero tampoco la Mano Visible del Estado, ni las Políticas Sociales, ni el Welfare State, ni nada!!

Maduro y Cabello están “atrapados sin salida”, tal vez porque ya captaron que el Comunismo y el Ideario de Marx fueron una Zoncera Sublime (ZS) que no podía conducir sino a lo que condujo: a una Barbarie Brutal (BB), a la demolición del Muro de Berlín y a la quiebra del Socialismo Real. ¡¡Porque Marx pretendió ser una Versión Materialista de lo que ya era una Utopía Infantil en el Idealismo Hegeliano!! Un Sueño que, como Idealista, al menos no le hacía daño a nadie, pero que convertido en Materialista y, sobre todo, en Partidos Comunistas y, más aún, llevada (criminalmente) a la práctica, produciría esos fantásticos engendros que fueron Stalin, Lenin, Beria, Mao, Pol Pot, el Che Guevara y Fidel Castro.

En Hegel, el Idealismo no pasó de ser una Zoncera: esa ilusión por la cual la Razón –ella solita- impondría una Utopía en la cual Dios, lo Absoluto, el Bien, la Verdad, la Justicia, la Ciencia… ¡¡y la Libertad!! se refundirían en una sola Realidad. (La Libertad como “la Conciencia de la Necesidad”, que es en mi opinión la expresión más clara de la infantilidad de Hegel). Frente a todo lo cual, el Comunismo de Marx fue una hermosa propuesta para generar la última etapa de Lo Humano: La Barbarie. Maduro y Cabello deben haber captado todo esto y por eso se niegan a dar un paso hacia adelante… ni uno hacia atrás. Y se refocilan entre tanto agrediendo a las Universidades, precisamente las antítesis de la mencionada Barbarie. 

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL
gomezemeterio@gmail.com