Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Uslar y Maxim. Emeterio Gómez

Un festín de trampas para repartirnos los realitos del petróleo. Es lo que llamo una Pistolada.

Respuesta respetuosa y afectuosa a Maxim Ross en su artículo Uslar vs. Chávez, El Universal digital, 16-05-13.

1.

¿Materialismo-Determinismo mío o simple respeto a la Lógica? Maxim inicia su crítica a mis posiciones, con una controvertible tesis: que la aceptación del Libre Albedrío en el hombre indicaría que todo en él es Libre Albedrío; o sea, que el determinismo y los condicionamientos materiales o lógicos, no existen. Es como si flotáramos en el mundo de la más pura Libertad y nada nos viniese impuesto por la Naturaleza, la Política, el Derecho… ¡¡o la Economía!! Que es exactamente lo que aquí nos interesa: las profundas limitaciones que la Economía (una Tasa de Cambio sobrevaluada, en este caso) le impone a la Libertad Humana. Es muy claro -querido hermano del alma: tal como tú dices, David Hume descubrió que en el plano de la Ética tenemos plena Libertad, ¡¡ningún Deber Ser se puede deducir de ningún Ser!! Pero no olvidemos que eso es “en el plano de la Ética”; en el de la Lógica, por piedad, ¡¡no hay ningún Libre Albedrío, ni la más mínima pizca de él!! Una Lógica con Libre Albedrío sería una “Mamadera de Gallo”. Si Todos los Hombres son Mortales y Sócrates es Hombre -o la Tasa de Cambio tiene una poderosa tendencia a la sobrevaluación- yo no puedo apelar al Libre Albedrío para sacar la conclusión que se me ocurra, ésta me viene impuesta por las premisas. Sócrates no puede ponerse cómico, no puede “ponerse a inventar”… ¡¡tiene que morirse!!

2.

Que es -más o menos- lo que ocurre en el plano cambiario, Maxim: yo no digo que sea una pistolada cualquier “Siembra del Petróleo” o cualquier forma de enfrentar la sobrevaluación del bolívar que el petróleo genera; sé bien que laDutch Desease (la sobrevaluación en Holanda, Suecia o Noruega, a raíz del petróleo) fue acertadamente contrarrestada; digo y lo ratifico plenamente, que la respuesta que se le dio a ese problema en Venezuela ¡¡fue un pistolada!! Porque no fue que Uslar “quizás se equivocó”, como tú dices; ni fue que él “quizás no tenía las herramientas para defender su tesis”, como reiteras; nada de quizáses, pana, fue que Uslar se equivocó de plano y que no tenía las herramientas para defender su tesis. Simple y sencillamente, porque su tesis era indefendible y errónea. ¡¡Porque él no se opuso nunca a un Proteccionismo indiscriminado, exacerbado… y saqueador!!

Lo que yo digo que fue una pistolada -querido amigo de toda la vida- fue la forma concreta, el proteccionismo irresponsable y nefasto, que ¡¡aquí!! se puso en práctica para generar una economía absolutamente inconsistente. Porque, otra vez, tal como tú dices -con cursivas y signos de admiración míos- ¡¡”de allí a la Corporación de Fomento, al Banco Agrícola o a Bandagro, no había sino un paso y terminamos subsidiando al resto de la economía, con los resultados que todos conocemos”!! Fue un festín de trampas, chamo, para repartirnos los realitos del petróleo. Es a eso a lo que llamo una Pistolada, Ross. Aunque a estas alturas estoy dispuesto a cambiarle el nombre; porque en cierta forma, más que una pistolada, fue una estafada, un brillante y genial saqueo.

Dejo para luego tu inexplicable insistencia a lo largo del artículo, en que todo este rollo “nada tuvo que ver con el valor de la moneda”. El problema Ross, no es que yo pueda decir que “con ese bolívar barato, ‘sobrevaluado’, cómo no iba a ser así”. El problema es que todo ello se derivó de (y fue posible por) la Sobrevaluación del Bolívar, o sea, por el chancesote de comprar dólares baratos; no bolívares baratos, como -en un fugaz lapsus- tú dices. 

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL
gomezemeterio@gmail.com