Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Venezuela como ejemplo: El socialismo al final es esclavitud

“El problema con el socialismo”, dijo Margaret Thatcher, “es que con el tiempo se queda sin el dinero de otras personas”, y ese tiempo ha llegado para Venezuela. Los alimentos, medicinas y otras necesidades básicas no se pueden encontrar en ninguna parte.

Por Antony Davies y James R. Harrigan en Inside Sources | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

cedice_esclavitud

¿Qué tan mal están? Una caja de pasta ahora cuesta $ 300, y una docena de huevos va por $ 150. La gente está incluso obligada a trabajar en las granjas del gobierno. En cualquier otra parte del mundo eso se le llamaría claramente por su nombre: esclavitud. El llamado “milagro económico” de Hugo Chávez está al final desnudo. Chávez logró lo que cualquier persona racional hubiera considerado imposible: ¡Quebrar el país que se sienta encima de la mayor reserva de petróleo del mundo!

 

El plan económico de Chávez, si de alguna manera lo fue, se fraguó en 1998, cuando prometió una “tercera vía” entre el capitalismo y el socialismo. Su idea era tomar el control de las compañías petroleras y utilizar esos ingresos para financiar programas sociales. Pero Chávez cometió el mismo error que todo socialista comete: Suponer que el capital simplemente cae del cielo. No pensó en lo que ocurriría después de que confiscara la infraestructura, los equipos y la propiedad que estaba en manos de las compañías petroleras, que tenían incentivos para mantenerlos.

 

En un primer momento, nada de eso importó. Confiscar la propiedad privada funciona. Pero sólo una vez y por un corto período de tiempo. De 2004 a 2008, la economía de Venezuela se disparó. El crecimiento económico anual (per cápita, términos ajustados a la inflación) creció en un asombroso 11 por ciento al año. La pobreza disminuyó, la desigualdad cayó y los socialistas de todo el mundo se referían a la Venezuela de Chávez como el modelo de socialismo que lo hace bien.

 

Pero cuando los inversionistas no pueden beneficiarse del capital, se detiene la creación de capital. Y si no se reemplaza, mejora y mantiene continuamente, el capital se deteriora hasta que el país no tiene ni inversionistas ni capital. Como sucede en Venezuela.

 

Venezuela está aprendiendo de una manera trágica que no hay un tercer camino, porque el capitalismo y el socialismo son mutuamente contradictorios.

 

Antes del ascenso de Chávez al poder en 1998, Venezuela se ubicaba entre el 50 por ciento de los países más económicamente libres en el mundo, según el Instituto Fraser. Al cabo de tres años, Venezuela cayó en la parte del 10 por ciento inferior, luego a los tres últimos. Desde 2010, Venezuela ha clasificado en el último lugar. Es el país con menor libertad económica en el planeta. Es por ello que su economía está en un completo caos.

 

El beneficio – una vez y por un corto período de tiempo- de estatizar la industria del petróleo ya se gastó, y todo lo que queda es la miseria. La economía ha dejado claro que el emperador está desnudo. La élite gobernante en Venezuela, por supuesto, culpa a los capitalistas, pero simplemente no hay capitalistas a quien culpar.

 

Venezuela llegó a este punto porque los políticos creen que tienen el poder de suspender las leyes de la economía. Chávez estatizó las compañías petroleras. Esto tuvo el efecto predecible de eliminar el incentivo de las ganancias para los trabajadores petroleros y los empresarios para crear valor, proyectando una sombra sobre otras industrias importantes que temían ser las próximas.

 

Eso, combinado con la caída del precio del petróleo, significa que la capacidad de Venezuela para obtener dólares y comprar productos importados declinó. Eso condujo a una reducción en el crecimiento económico. Dado que el crecimiento económico se desaceleró, los ingresos fiscales del gobierno cayeron, por lo que el gobierno comenzó a imprimir dinero sin respaldo. Esto trajo la inflación. Con la inflación, el precio de los alimentos aumentó, lo que enfureció a los votantes. El gobierno respondió con la imposición de controles de precios. Los controles de precios causaron que los alimentos desaparecieran. Como ocurrió con el petróleo, no hubo beneficios en tomar esas medidas.

 

Y ahora, el gobierno esclaviza a su propio pueblo para ponerlo trabajar en sus granjas. El socialismo, al final, es esclavitud.

 

La única manera de solucionar este problema es revertir el error inicial. Devolver la propiedad del capital a la gente y sacar al gobierno de la economía. Sólo cuando la gente puede ganar y mantener las ganancias de sus negocios es que el espíritu empresarial prospera, los precios caen y la gente tiene la comida.

 


Antony Davies es profesor asociado de economía en la Universidad de Duquesne en Pittsburgh. James R. Harrigan es director de programas académicos en Strata en Logan, Utah.