Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Venezuela, Economía Electorera. Luis Pazos

Venezuela, uno de los países con mayores recursos petroleros del mundo, sufre escasez de productos básicos, colas, expropiaciones y retrocesos en los niveles de vida de la mayoría de los venezolanos; sin embargo, el responsable de todo ese caos, el ahora Presidente Chávez, con 13 años en el poder, busca ganar por cuarta ocasión en las próximas elecciones presidenciales.

Los venezolanos pobres cada día dependen más de las ayudas gubernamentales para subsistir. Esas ayudas populistas reducen los recursos destinados a la inversión y al empleo productivo a mediano y largo plazo, pero a corto plazo aumentan los votos para otra reelección del ahora Presidente Chávez.

En nombre de la izquierda y de los pobres, Chávez es el presidente que ha concentrado más poder personal a través de cambios “constitucionales” en el presente siglo. Tiene el control sobre el poder judicial, legislativo y es el dueño de facto de las empresas más importantes del país.

Los controles de precios y las expropiaciones, aunque distorsionan y frenan la inversión, ayudan a ganar elecciones a corto plazo. Quien apoya a Chávez recibe subsidios, terrenos, casas y empresas, muchas de ellas expropiadas a opositores. Los seguidores de Chávez tienen asegurado su puesto en las compañías petroleras y empresas estatizadas, pero quien está contra Chávez pierde su puesto en la empresa petrolera, no recibe casas con precios subsidiados, terrenos y hay la posibilidad que su casa, terreno o empresa sea expropiada.

Chávez es un ejemplo de cómo a través de una democracia formal, no real, pues no hay respeto a la propiedad ni equidad electoral, se puede llegar a la dictadura y cómo mediante una economía electorera se puede ganar elecciones, a costa de destruir la dignidad de los ciudadanos y el bienestar del país. Chávez ha creado una endémica crisis económica que adjudica, a través de los medios masivos de comunicación que controla, al sistema capitalista, a los empresarios y a quienes se oponen a que consolide su dictadura personal por la vía de elecciones semidemocráticas.