Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Venezuela necesita una república. Carlos H. Blohm

Una democracia es un mecanismo de elección de autoridades, una república es una forma de gobierno democrático que resguarda los derechos individuales de las minorías. La mayoría puede y en efecto avasalla a la minoría en una democracia populista. Cuando se declaró la independencia y se hizo la constitución federal en 1811, se aprobaron también (luego de Estados Unidos y Francia) los derechos del hombre. La primera república sucumbió ante el fragor de la guerra de Independencia.

Los 40 años del Puntofijismo fueron democráticos pero no tan republicanos. Los derechos económicos individuales fueron gradualmente suspendidos por controles de precios, cambio e importaciones y desde los años 70 las nacionalizaciones redujeron el ámbito privado.

Más recientemente, la democracia se ha deteriorado y lo peor son las tomas de activos sin compensación y el poco respeto a los derechos humanos.

Podemos mejorar nuestra constitución actual estableciendo un diálogo nacional para rehacer el país. Nuestra constitución tiene en su articulo 347 consagrada esa posibilidad. Permite con tres millones de firmas convocar a una constituyente con sus propias bases comiciales y tribunal electoral. Es una de las opciones de la oposición que ahora busca consenso.

La propuesta podría incluir descentralizar el país, impedir reelecciones y restablecer el senado. La descentralización que existe ahora ha sido freno a la hegemonía estatista pero se requiere autonomía financiera para estados y municipios y así no depender de Caracas.

Establecer un diálogo conciliatorio e inclusivo como propone el documento de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) es urgente y esencial para restablecer la convivencia y el estado de derecho. La constituyente no sería simplemente para renovar los poderes, sería el lugar para reencontrarnos y poder realizar el sueño republicano venezolano como lo pensaron nuestros fundadores.

CARLOS H. BLOHM | NOTITARDE
@carlosblohm