Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Venezuela: petróleo 2013. Diego J. González Cruz

Hay que darle pleno apoyo a las decenas de empresas privadas que operan en las empresas mixtas
El país recibirá una empresa petrolera llena de problemas, de allí la insistencia en que se necesitará una comisión de enlace entre octubre de 2012 y enero de 2013 que certifique cuál es el estado de Pdvsa, lo cual, entre otras cosas, servirá para realizar las auditorías financieras y técnicas que permitan aclarar la situación. El nuevo gobierno no puede dejar de emprender estas investigaciones. Estas auditorías deben realizarse con el apoyo de expertos independientes, nacionales e internacionales. Habrá que convocar a los especialistas en seguridad retirados o expulsados para que se unan a ese trabajo.

Otro elemento esencial en este cambio de mandos será la actitud de los profesionales bien formados que laboran en las áreas medulares de la empresa petrolera. A ellos habrá que incorporarlos al cambio. Igualmente, habrá que cultivar la relación con los sindicatos y sus trabajadores, a los cuales se les deberán garantizar todos sus derechos. Habrá que llamar a las empresas venezolanas proveedoras de bienes y servicios a que trabajen y contribuyan a rescatar Pdvsa (hay que saldarles sus deudas y devolverles las empresas confiscadas). Todo lo anterior contribuirá a garantizar la entrega de combustibles al mercado interno y la continuidad operacional.

Ante la pregunta cuánto va a producirse, ya será bastante, de entrada, tratar de mantener la producción que se encuentre en enero de 2013, y a partir de allí elaborar un presupuesto base de ingresos para la nación.

El nuevo gobierno debe darle prioridad a lo institucional. Hay que elevar la calidad del Ministerio de Petróleo, separar los cargos de ministro y presidente de Pdvsa, crear el ente regulador, organismo muy bien diseñado por la MUD en los Lineamientos para el Programa de Gobierno Democrático. Esto será vital para generar confianza en los inversionistas nacionales e internacionales que se requerirán para relanzar la industria en su conjunto.

Paralelo a lo anterior, hay que darles pleno apoyo a las decenas de empresas privadas que operan en las empresas mixtas, para que retomen los éxitos que lograron antes de ser “nacionalizadas” a partir de 2006. Será esencial la voluntad de la estatal para dejarlos trabajar como antes, permitir que decidan sobre la planificación de sus trabajos, contratar los recursos humanos que requieran, y admitirles que operen con sus tecnologías, y compren y utilicen los bienes y servicios nacionales, los cuales podrán ser exportados por su calidad y eficiencia. Hoy la estatal decide todo con marcado tinte ideológico y politiquero, de allí la caída de la producción. Pdvsa debe participar en los gastos y recibir sus dividendos de acuerdo con su porcentaje accionario en las empresas mixtas que le da la Ley. Y, ¡basta, hay que dejarlos trabajar!

Para participar en el tablero mundial del petróleo, Venezuela deberá modificar su legislación con el fin de revisar la participación accionaria del dueño del recurso en las distintas actividades (la tendencia mundial es ir a la figura de contratos de producción “production sharing-PS”, en los casos más seguros de explotación del recurso, y en los más arriesgados y costosos, ejecutarlos con la figura de la “exploración a riesgo” que ya se usó exitosamente en Venezuela, para luego pasar a la fórmula PS). También se deben flexibilizar las regalías y eliminar ciertos “impuestos políticos” que hoy se aplican con respecto al mercado interno de los combustibles, es necesario permitir que el sector privado participe con la propiedad total de sus activos. Este esquema ya se probó con éxito en años anteriores. En materia de gas natural, hay que aplicar la ley orgánica vigente (la industria del gas natural no está reservada al Estado) y aceptar que el sector privado participe en todas las fases: exploración, producción, transporte y distribución del gas en las ciudades, sin la intervención estatal.

El reto será que la industria petrolera vuelva a la normalidad. En el Centro de Estudios sobre Energía de Venezuela (CEEV- Cedice), estaremos participando activamente para contribuir a preparar las políticas públicas de Estado que se requieren para materializar todo lo anterior, dentro de la misión y los valores de Cedice Libertad: divulgar, formar, investigar y defender los principios del libre mercado y la libertad individual, para construir una sociedad de personas libres y responsables, con iniciativa privada, derechos de propiedad, gobierno limitado y promotor de la paz.

cedice@cedice.org.ve

@cedice

DIEGO J. GONZÁLEZ CRUZ | EL UNIVERSAL
lunes 24 de septiembre de 2012 12:00 AM