Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Venezuela pos Chávez. Oscar Ortiz Antelo

La Venezuela después de Chávez enfrenta un futuro incierto y volátil. Todos los caminos parecen conducir a un escenario de crisis económica, social, política y de gobernabilidad. El país hoy debe enfrentar una dura realidad de polarización, falta de legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro y profundos problemas económicos que generarán un círculo vicioso de malestar social.

Los resultados de las elecciones presidenciales –en las cuales probablemente ganó el candidato de la oposición, Henrique Capriles, percepción reforzada por la negativa a un real recuento de votos y por el apresuramiento a posesionar a Maduro–, muestran que las sociedades no se comportan de manera diferente a las familias. Pasado el periodo de enfermedad, velorio y entierro de Chávez, el recuerdo del difunto, incluso el dolor, va desapareciendo y los problemas de la vida diaria vuelven a ocupar el centro de las atenciones.

Estos problemas son reales, muy graves y a punto de explotar. En lo económico, quizás uno de los más serios sea la escasez de alimentos y productos de primera necesidad, debido a la destrucción de la producción nacional por la violación permanente de los derechos de propiedad y la distorsión general de los mercados por la permanente intervención estatal. La inflación y la devaluación se combinan entre sí, además, para empobrecer a la gente.

El Estado venezolano está quebrado. Un prodigio al revés, frente a los más de 800.000 millones de dólares de petróleo que administró Chávez durante su Gobierno. La producción de hidrocarburos está en permanente declive, la importación de refinados ya supera a los que se exporta. Prácticamente solo se cobra lo que se vende a Estados Unidos; lo que se exporta a China va a cuenta de préstamos que ya se gastaron. La deuda externa se ha casi triplicado, los funcionarios públicos superan los 2,3 millones, y el bolívar, la moneda nacional, se deprecia constantemente, con un tipo de cambio cuatro veces inferior al paralelo. Frente a todo esto, habrá un Gobierno que tiene como único fin seguir en el poder a como dé lugar para sobrevivir. Una difícil, dolorosa e incierta transición se ha iniciado

Expresidente del Senado

Twitter: @OscarOrtizA

Publicado originalmente en El Deber el 25 de abril de 2013 http://www.eldeber.com.bo/vernotacolumnistas.php?id=130424202410