Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Vota contra la Barbarie Comunista. Emeterio Gómez

Tal como analicé en mi artículo anterior, el Comunismo que Chávez intenta imponernos, tiene tan sólo dos pequeños problemitas o defectitos: 1) Que es absolutamente inviable, razón por la cual fracasó en todos los países en los que se lo asumió. Y, 2) que por ser inviable, la única forma de sostenerlo es una Dictadura Totalitaria y Asesina, la barbarie comunista. Fue Stalin, digno competidor de Hitler; Mao, con su criminal Revolución Cultural, tratando de convencer al mundo de que oír a Beethoven o a Bach era una traición al proletariado; Pol Pot, el Asesino Nuevo en lugar del Hombre Nuevo, un criminal camboyano que masacró a un millón de personas; y, para aligerar la lista, Fidel Castro, la joya caribeña, aplastando al pueblo cubano por mas de 50 años, para venir a descubrir ahora, lo que Deng Xiao Ping dijo hace tres décadas: que el Comunismo es la vía mas traumática para instaurar el Capitalismo.

Fueron aquellas terribles imágenes con las que nos hicimos adultos, allá, de los sesenta a los ochenta –es decir, mientras el Totalitarismo Castrista le quebró la voluntad al pueblo cubano, ahogando cualquier aspiración de libertad–; aquellas terribles imágenes de la gente arriesgando sus vidas en el mar para llegar hasta la Florida. Aquella foto eterna, de un viejo y destartalado camión, convertido en barcaza, atestado de gente y sacudido por un fuerte oleaje.

Pero ese segundo de los dos problemitas o defectitos que caracterizan al Comunismo –la necesidad de una Dictadura Totalitaria– tiene una sustentación muy sólida y profunda: el Marxismo o, mejor dicho, la Infinita Estupidez del Marxismo. El haberse comido íntegro el cuento infantil de Marx, según el cual el Capitalismo, por las férreas leyes del Materialismo Histórico (la supuesta Ciencia Marxista de la Historia) conduciría inevitablemente al Comunismo. Una coba de las mas fabulosas que jamás se hayan metido ¡¡o de las que hayan sido creídas mas infantilmente por la mayor cantidad de intelectuales idiotas!! Es el lacerante recuerdo de haber perdido 10 años estudiando a Marx, un “pensamiento” que sólo puede ser estudiado por dos tipos de seres humanos: los idiotas… y los marxistas.

Y no es (sólo) mi deseo enfermizo de ofender –o de “pagarla” con alguien… ¡¡es que, además, de verdad… es así!! Porque las ideas de Marx, sin la menor duda (y asumo plenamente la responsabilidad por lo que digo) alguna dosis de retardo mental comportan. Porque él –siguiendo su propio Materialismo Histórico– supuso que el Desarrollo de las Fuerzas Productivas, mas las Contradicciones del Capital, conducirían ¡¡NECESARIAMENTE!! nada mas y nada menos que a la Desaparición del Estado, el Derecho, la Propiedad Privada, la Moral, la Economía, la Escasez y, por sobre todas las cosas, lo esencial, conducirían a la desaparición del Valor de Cambio, ¡¡la única forma imaginable de intervalorarse económicamente los humanos!! Y si el amable lector no me cree cuando afirmó que Marx asumió la desaparición de todas esas categorías (porque es muy difícil de creerlo y porque de ser así, de desaparecer todas ellas, construir el comunismo sería demasiado fácil) pues… infórmese, averígüelo.

Fue todo un conjunto de ilusiones, utopías e infantilidades que sólo pueden haber sido pensadas por alguien que no entendió absolutamente nada. Pero, por encima de todo, por alguien que jamás, ni por error, se asomó a la condición subyacente, infinita y aterradora del Hombre: ¡¡su Animalidad Insondable de Cavernícola, que cuatro o cincomil añitos de cultura no iban a cambiar significativamente!!

gomezemeterio@gmail.com