Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Votar y sí votar. Carolina Jaimes Branger

“Hay dos enemigos a derrotar en este proceso electoral: la ausencia de testigos y la abstención”

En los últimos días han arreciado las voces agoreras que pronostican que la gente que va a votar “firmará su sentencia de muerte”. Las baterías se han enfilado en contra de la MUD, como si fueran cogidos a lazo. El tema del Registro Electoral inflado ya ha alcanzado límites, no anormales, sino paranormales. ¡Hay que ver lo que es “inflar” un rol de electores en varios millones de votantes y que pasen inadvertidos a las auditorías!

Las historias de los múltiples cedulados es otra. “Lo paso como me llegó”, es la apertura típica de un mensaje que reza “he aquí la prueba del fraude”: diez cédulas con la misma foto y distintos nombres. Una de esas veces me di a la tarea de introducir cédula por cédula en la página del CNE para verificar la información y ninguna, léase bien, ninguna, coincidió ni en el nombre ni en el centro electoral. Es decir, ni una sola de esas personas podría votar. Y si pudiera votar… ¿usted ha sacado la cuenta de cuántas horas uno pasa en la cola de las elecciones, para salir de ahí a quitarse la tinta del dedo y si lo logra, irse para otro centro a otra cola que quizás esté más larga todavía? Si los tarifados de las marchas se salen en pleno acto y se van de tiendas… ¿van a tener la disciplina de hacer todo esto? ¡Por favor!

En “La UCAB vs. Batman” (12/7/2012), Eugenio Martínez carga contra los mensajes retransmitidos ad nauseam por las redes sociales en los que se afirma categóricamente que los nombres estrambóticos son la prueba del “fraude”. Y yo me pregunto si no sería mucho más fácil hacer trampa poniendo un nombre muy común, como José, al lado de un apellido que no llame la atención, como Pérez, y no salir a inventarse un nombre como “Zuperman” (¿la mamá cecearía?) y un apellido como Batman, por cierto conocido en Aragua.

Hay dos enemigos a derrotar en este proceso electoral: la ausencia de testigos y la abstención. Cuando me encuentro con un abstencionista siempre le pregunto lo mismo: dame una alternativa a no ir a votar. La respuesta es invariable: mutis por el foro. Entonces les hago una segunda pregunta: “¿a quién crees que favorece la abstención?”. La respuesta también es el silencio, pero esa yo me la sé: al Gobierno. Por lo tanto, está clarísimo que en la cabeza de todo demócrata lo que debe haber es un “votar y sí votar”. No hay otra cuestión.

@cjaimesb

CAROLINA JAIMES BRANGER | EL UNIVERSAL
lunes 30 de julio de 2012 12:00 AM