Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Wesley Mouch. José Ramón Acosta

La gente y a veces algunos periodistas me suelen preguntar: “¿Qué va a pasar con la situación económica de Venezuela? Entonces yo les contesto: que producto de los controles, la escasez se ha visto agravada.

Es todo lo estoy diciendo en el caso del control de cambio desde hace diez años y en caso del control de precios desde al menos dos años, cuando crearon la Superintendencia Nacional de Costos y Precios Justos. ¿Ahora cuál es el secreto? ¿Cómo es que yo sabía hace dos años o hace diez años que esto iba a pasar? Bueno muy sencillo. No es que yo sea adivino ni pitoniso, tampoco tengo una bola de cristal, aunque si existe un software que se llama así, mucho menos se debe que estudié economía, no es por esto qué he podido predecir el futuro. La verdad es que toda esta situación igualita está narrada en la gran novela, publicada en 1957, escrita por Alisa Zinóvievna Rosenbaum, mejor conocida como Ayn Rand, titulada: “Atlas Shrugged”, que literalmente significa “Atlas encogido de hombros” pero que en español es conocida como “La rebelión de Atlas”.

Es decir si Ud. quiere conocer la explicación de todo lo que ha pasado y quieres saber lo que va a ocurrir en el futuro, no tiene más que leerse la novela “La rebelión de Atlas”. Si Ud. es de la oposición y está desesperado por saber cómo salimos de esto, lea “La rebelión de Atlas”. Pero si Ud. es oficialista esta novela, perniciosa y pro capitalista es una lectura obligada para conocer ¿cómo piensa el enemigo y que van a hacer para intentar revertir los avances de la revolución?

Las similitudes entre la novela de Ayn Rand y la realidad venezolana actual, son tan grandes que ya la gente, que la ha leído, comenzó a identificar en la realidad a los personajes de la ficción. En estos días me vi envuelto en una discusión sobre cuál de los ministros del área económica que ha tenido el régimen desde hace más de 15 años, se parecía más a Wesley Mouch. Personaje que en la novela es el artífice de la economía centralmente planificada y por lo tanto responsable en “la rebelión de atlas” de la escases y el desempleo. Wesley Mouches la contrafigura o antihéroe si Ud. Prefiere, es decir el malo de la novela. No existe sin embargo ninguna duda acerca de las similitudes ente el Dr. Ferris Floyd de la ficción y el Maestro Abreu de la realidad, mas allá de que en la ficción el uno dirige un instituto científico, una especie de IVIC y el de realidad dirige, bueno Uds. saben “el sistema” es claro también, que Dudamel prefirió ser Dudamel y no un Mort Lidy criollo.

Ahora la novela no solo tiene antihéroes, la novela también tiene héroes de hecho la figura a mi juicio más importante de la novela es un personaje femenino: Dagny Taggart que le da continuidad a la narración y la novela se centra en torno a ella, cosa que es sumamente innovadora para la época de la publicación. Sin embargo el personaje central es John Galt, y la novela conociste en descubrir ¿Quién es John Galt? Hasta el punto que la pregunta se convierte en un elemento fundamental y repetitivo de la trama.

No crea que le voy a contar la novela. No,Ud. tiene que leerla y una vez que la lea, no se preocupe por cual ministro es como Wesley Mouch, sino más bien pregúntese ¿quién es John Galt? o mejor dicho pregúntese si Ud. es el JonhGalt que Venezuela necesita.

JOSÉ RAMÓN ACOSTA ― ANALITICA.COM