Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Zimbabue, Cuba y Corea del Norte. José Luis Cordeiro

Venezuela está trágicamente retrocediendo al peor totalitarismo de las naciones fracasadas.

Según el reciente “Índice de Libertad Económica 2014″, publicado por la reconocida Fundación Heritage y el prestigioso diario financiero The Wall Street Journal, la libertad económica en Venezuela ha caído dramáticamente desde el comienzo del chavismo. Ya sabemos que la libertad de expresión ha sido terriblemente amenazada durante este gobierno, pero la continua reducción de la libertad económica hace que la situación sea todavía más precaria.

Este importante informe se encuentra disponible gratis en Internet (www.heritage.org/index) y es distribuido en nuestro país por Cedice Libertad. Durante los últimos años, Venezuela ha retrocedido enormemente de acuerdo al índice de libertad económica. Nuestro país ha pasado a formar parte del nada honroso grupo de países con libertad económica “reprimida”, el peor nivel de la clasificación. Entre los otros países “reprimidos” se encuentran principalmente naciones con gobiernos totalitarios, militares o dictaduras. La incorporación de Venezuela a ese grupo de satrapías no es nada alentadora para nuestro país. De hecho, Venezuela se encuentra actualmente en la posición 175 de 178 países evaluados, es decir, en el cuarto peor lugar del mundo entre los países considerados. Zimbabue, Cuba y Corea del Norte son las únicas naciones más reprimidas que Venezuela según este índice.

La impresionante disminución de la libertad económica durante el actual gobierno se debe, entre muchas otras cosas, a los terribles controles económicos y la casi desaparición de la inversión extranjera en el país. Venezuela recibe las peores clasificaciones en libertad de inversión, corrupción y derechos de propiedad. Las otras variables consideradas (como política comercial, carga impositiva, intervención gubernamental, actividad bancaria, salarios y precios, regulaciones, política monetaria y mercado negro) tampoco dejan nada que envidiar. Irónicamente, el estudio también muestra el caso de la mal llamada China “comunista” que, según dirían algunos, hoy quiere ser más bien un país “neoliberal salvaje”. Gracias al capitalismo, precisamente, es que China está progresando actualmente.

Venezuela, en vez de avanzar hacia el capitalismo de los países exitosos, está trágicamente retrocediendo al peor totalitarismo de las naciones fracasadas, a pesar de los inmensos recursos petroleros recibidos por este gobierno autodenominado socialista del siglo XXI. Más allá de la creciente “represión económica”, lo más triste es saber que sin libertad no hay progreso, como demuestra tanto el estudio referido como la propia experiencia de Venezuela.

JOSÉ LUIS CORDEIRO ― EL UNIVERSAL
www.cordeiro.org