Project Description

Cuaderno del participante, Economía para niños y niñas

Por Economía para Niños, Niñas y Jóvenes

En la vida, todo el tiempo estamos tomando decisiones tales como: ¿vestir una camisa manga larga o manga corta? ¿Jugar o estudiar? ¿Tirarse a la piscina o quedarse fuera mirando? Aprender a decidir por ti mismo lo que más te conviene, respetando a los demás, es la base de la libertad que hace próspera a cualquier sociedad.

Cada persona elige según sus gustos y forma de ser, hay personas que al tomar decisiones son más arriesgadas y otras lo son menos, pero todos tenemos como objetivo disfrutar cada momento e intentar equivocarnos lo menos posible o que, cuando nos equivoquemos, algo muy humano y que forma parte del aprendizaje, los errores no tengan consecuencias graves. Sin embargo, hay quienes prefieren que otros decidan por ellos, incluso siendo adultos esperan que les den todo porque no han encontrado su libertad.

Nuestra maestra la prudencia nos enseña a ser cuidadosos con la toma de decisiones; porque solo las personas libres toman decisiones, y la prudencia hace que esa libertad se ejerza con responsabilidad, sin hacer daño y generando beneficios a la sociedad. Nuestra familia nos enseña a ser prudentes al mostrarnos cómo caminar por la calle sin tener accidentes, cómo alimentarnos de forma sana y cuidar nuestro cuerpo, cómo no hacernos daño al no tocar cosas peligrosas, cómo tomar decisiones que nos permitan compartir con los demás de manera agradable. Por ello podemos preguntarnos lo siguiente: ¿Cómo ser prudente para tomar decisiones que nos hagan felices?

Esta publicación fue elaborada por Cedice Libertad.