Project Description

Nuestra Herencia Moral

Por Friedrich Hayek

Lo que voy a discutir aquí es la cuestión del surgimiento de lo que llamo el orden generalizado de la cooperación humana. Solía referirme a esto con el término de “sociedad generalizada”, expresión que es prácticamente similar a las descripciones de “sociedad abierta” o “gran sociedad”. Pero he llegado a la conclusión de que el término “sociedad” en sí es equívoco, pues intenta persuadirnos de que este gran orden de nuestras actividades se debe a nuestros instintos para con nuestros pares inmediatos. El término “sociedad” es realmente engañoso, porque, en contraste con 10 que nuestros instintos nos ordenan, lo que yo llamo el orden generalizado de la acción humana se debe más bien a nuestro aprendizaje gradual de la sumisión a lo que sólo puedo describir como restricciones de nuestros instintos.

Es justamente porque son adquiridas, que detestamos, hasta odiamos, estas restricciones. En efecto, existe un gran conflicto entre, por un lado, los instintos innatos que adquirimos viviendo en el pequeño grupo de cazadores colectores, donde todo el mundo sabía las mismas cosas, compartía las mismas metas y conocía el mismo grupo limitado de personas; y por otro lado, los nuevos tipos de actitudes, que nunca escogimos deliberadamente y nunca entendimos, pero que nos permitieron crear un orden que amplía enormemente el alcance de nuestras percepciones sensoriales.

 Esta publicación fue elaborada por Cedice Libertad. Su contenido puede ser reproducido siempre y cuando se mencione el origen y el autor de la misma y sea comunicado a nuestra institución. Para ello debe mencionar a Cedice Libertad.