Hay que imponer la idea de que el Capitalismo es la única alternativa al Comunismo
Hay que aprovechar este comunismo y este marxismo chavista, para discutir con la gente acerca de la Economía. En cuanto saquemos a Chacumbele tendremos que reconstruir el aparato productivo que la barbarie bolivariana está desmantelando. Para contribuir en algo a enfrentar esa tragedia, iniciemos desde ya, un curso intensivo de Economía. Con 12 temas y el ánimo que nos insufla un grupo de amigos carabobeños. Veamos hoy el enunciado general de los primeros 3 temas. 

Tema 1.- Antes que nada ¡¡hay que asumir al Capitalismo y al Mercado!! Así, con cuatro pares de voluntades. Hay que perderle por completo el miedo a esas dos palabras. Lo único que ganamos con andar esquivándolas es ponernos a la defensiva. Hay que derrotar mediáticamente al chavismo y al marxismo, para darle a aquellos dos términos -Capitalismo y Mercado- la poderosa connotación positiva que en el Primer Mundo tienen. Allí se sabe (aquí en el subdesarrollo no) que ¡¡es al Capitalismo y no al Estado al que le debemos la derrota de la pobreza milenaria que desde siempre azotó a Occidente!! El Mercado es la causa de la riqueza de las naciones: el libro de Adam Smith que fundó la Ciencia Económica.
 
Hay que imponer, además, la idea de que el Capitalismo es la única alternativa al Comunismo, no hay otra. Una economía puede ser eficaz, productiva, emprendedora, creativa o solidaria, pero nada de ello -absolutamente nada de ello- define un modelo económico. Porque sólo hay dos: el Mercado y el de Marx: uno centrado en la Propiedad Privada y otro en la Colectiva. Venezuela empezará a tener esperanzas de salir de esta locura, cuando aparezca el primer político audaz (¡o el primer empresario aspirante a Presidente!) que se atreva a declararse a favor del Capitalismo.
Tema 2.- El valor de una mercancía no depende, en ninguna medida ¡¡y mucho menos exclusivamente!!, de la cantidad de trabajo que ella recibió, como creyó el pobre Marx. Ese valor -y el de todo lo que en el mundo existe- lo determina la escasez. Si todos fuésemos excesivamente buenos, tal vez la bondad perdería parte de su valor. Es por sobreabundante que el Valor de Cambio del aire es nulo; a pesar de que, obviamente, tiene más Valor de Uso -aun- que los alimentos (podemos pasar varios días sin comer y apenas 5 o 10 minutos sin aire). Porque no es el valor de uso o la capacidad de satisfacer necesidades ¡¡sino su escasez relativa!!, lo que determina el valor de una mercancía.
Tema 3.- Pero el que en realidad genera valor es el empresario. No por su trabajo, capital, habilidad gerencial, creatividad o por la asunción de riesgos, sino simplemente por manejar las escaseces relativas, por detectar cuando la demanda de un bien supera a su oferta. Si es al revés, si ésta supera a aquélla, usted puede tener mucha creatividad o capacidad gerencial que ¡seguro! no va a crear un ápice de valor. ¡¡Va más bien a destruirlo!! Bajarle los precios a la gente -por producir un bien en exceso- aunque usted no lo crea, es destruirle valor a la sociedad (le juro que se lo puedo explicar). El Mercado -nos decía en Cedice Ricardo Zuloaga- es el único sitio en el que 2 más 2 son 5. Basta que aparezca una escasez relativa para que, milagrosamente, se genere un valor de cambio adicional.
Pero tiene que quedar bien claro que cuando digo empresario, capitalismo o empresa capitalista, no me refiero -solo- a las grandes transnacionales o a los emporios económicos ¡que los hay!, me refiero a cualquier empresa capitalista… sobre todo a las microempresas y a los microempresarios ¡¡que son también capitalistas!!

________________________________________

Fuente: www.gustavoguillenzulia.blogspot.com

Leave A Comment