La multinacional norteamericana AT&T Inc. (DirecTV) anunció este martes 19 de mayo el cierre de operaciones en Venezuela, debido a que las sanciones de Estados Unidos le impiden la transmisión de canales televisivos que están bajo sospecha o investigación por acciones ilegales, mientras el régimen de Maduro les exige la transmisión de esos canales en la parrilla, para poder operar en el país.

Como resulta imposible para AT&T Inc/DirecTV cumplir las normas de ambos países y ante la decisión de Conatel de sacar del aire a la operadora por no transmitir Globovisión y PDVSA TV, la empresa se vio obligada a cerrar operaciones a nivel nacional, dejando una amplia estela de desempleados, en el peor momento de paralización de la economía venezolana.

Cabe destacar que AT&T Inc. es una de las empresas de telecomunicaciones más grandes del mundo y tiene presencia en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Puerto Rico, Uruguay, Brasil y México, siendo que en Venezuela tenía una participación superior al 40% y era una de las pocas empresas norteamericanas que quedaban todavía en el país.

Se estima que al cerrar sus operaciones en Venezuela, la empresa liquidó a más de 600 trabajadores, ahora desempleados. Una muestra más que el modelo del Socialismo del Siglo XXI destruye las fuentes de empleo, incluso en medio de una recesión mundial, sin asumir el costo de seguir hundiendo a miles de venezolanos en la pobreza. Todo a cambio de mantenerse en el poder y acabar con todo lo que significa prosperidad y entretenimiento para los ciudadanos.

Elaborado por:
Observatorio Gasto Público, Cedice Libertad
Foto: Matias Delacroix / AP