La ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, aprobó el pasado 02 de julio de 2019,  la creación de un nuevo impuesto que gravará el patrimonio neto de los sujetos pasivos que hayan sido calificados por la Administración Tributaria como especiales, es decir bajo las siguientes condiciones: cuando dicho patrimonio supere las treinta seis millones unidades tributarias (36.000.000 UT), cuando se trate de personas naturales o las cien millones unidades tributarias (100.000.000 UT) cuando se trate de personas jurídicas.

Cabe destacar que la unidad tributaria en Venezuela, se encuentra en 50 bolívares, lo que significa valores de 1.800.000.000 millones de bolívares (aproximadamente 223.103 dólares) para personas naturales y 5.000.000.000 de bolívares para empresas (619.732 dólares al tipo de cambio referencial que publica el BCV).

Adicionalmente, el hecho imponible de este impuesto se aplica sobre la tenencia o posesión de un patrimonio que supere las cifras indicadas. Mientras la definición de patrimonio empleada por la nueva ley no es la concepción contable (activo menos pasivo), sino que se refiere a una definición propia que hace referencia al valor total de todos los bienes y derechos poseídos, excluyendo cargas y gravámenes sobre los mismos, así como también aquellos exentos y las exoneraciones otorgadas, lo que amplía la base impositiva.

Esta ley afecta en particular a las empresas, porque considera un monto de patrimonio muy bajo, en consideración a otros patrones a nivel mundial, lo que sofoca aún más el aparato productivo en Venezuela. Esta medida desestimula la inversión en activos fijos, ya que es un impuesto a los bienes de capital, que impide la recuperación económica.

Por tener una comparación extrema, en Estados Unidos se están considerando grandes patrimonios a las empresas que tienen valores acumulados superiores a 50 millones de dólares. Pero más cerca, en Colombia, las empresas que pagan impuesto al patrimonio acumulan una base imponible de 5000 millones de pesos (más de un millón y medio de dólares).

Econ. Karelys Abarca
Investigadora Observatorio Gasto Público, Cedice Libertad
#AsíGastanTuDinero