Descripción del proyecto

#MonitoreoServicios:
Al borde de colapso (Julio 2019)

Desde las sociedades más primitivas, los seres humanos han debatido sobre la mejor forma de distribuir los recursos. Cada agrupación lo ha hecho según sus criterios, su carácter, sus métodos y manías obteniendo múltiples y muy diversos resultados. La antigua creencia de que los recursos están dispuestos de forma natural se ha transformado con el pasar del tiempo y las sociedades han construido mecanismos para crear, implementar y sostener soluciones a sus problemas más complejos o cotidianos.

En Latinoamérica hay pruebas de ello y los resultados han sido extraordinarios. Uno de los casos más renombrados es el peruano, pues desde el año 2000 ha incrementado el acceso a electricidad rural en más de 55% a través de la creación e implementación de soluciones de energía solar-eólica que transmite más de 35% de la energía del país. En toda la costa del Perú, se han instalado 4 plantas desalinizadoras que surten el 12% de la población de aguas blancas, lo que significa que el 60% de la población peruana tiene acceso al agua sin interrupciones.

En los últimos años, Venezuela ha experimentado un proceso sistemático y recesivo de sus condiciones de vida sobre todo en la prestación de los servicios públicos. La caída de las inversiones en infraestructura pública ha derivado en problemas de acceso al agua, frecuentes interrupciones en el suministro eléctrico, restricciones para trasladar bienes por vialidad deficiente y crecientes inconvenientes en las telecomunicaciones por obsolescencia tecnológica.

El presente Monitor de Servicios Públicos busca evidenciar el proceso de deterioro antes mencionado durante el mes de julio del año en curso y plantear estrategias para su mejoramiento.

#SinLuz | Servicio de electricidad

.

Si intentásemos recrear un mapa de Venezuela en tiempo real: la constante sería la intermitencia energética. Las causas de la crisis eléctrica son extensamente conocidas por los venezolanos: la falta de inversión de infraestructura energética (construcción, mantenimiento, sostenibilidad y expansión del suministro) y el ineficiente manejo de los recursos económicos deriva en la perdida de continuidad en el suministro y daños estructurales a las plantas de generación y distribución de energía eléctrica.

La información recolectada ha permitido evidenciar que, simultáneamente, se pueden presentar entre 50 y 70 fallas en el suministro eléctrico nacional. Más de 150 sectores con restricciones para ejecutar las funciones empresariales o cotidianas, representando graves pérdidas económicas y retroceso en el proceso social.

Si intentásemos recrear un mapa de Venezuela en tiempo real: la constante sería la intermitencia energética. Las causas de la crisis eléctrica son extensamente conocidas por los venezolanos: la falta de inversión de infraestructura energética (construcción, mantenimiento, sostenibilidad y expansión del suministro) y el ineficiente manejo de los recursos económicos deriva en la perdida de continuidad en el suministro y daños estructurales a las plantas de generación y distribución de energía eléctrica.

Durante la primera quincena del mes de julio se evidenciaron en prensa más de 220 casos de subestaciones averiadas y más de 340 casos de denuncias de personas alertando que las cuadrillas de la estatal CORPOELECT ponen tarifas en divisas para agilizar los procesos de reparación.

Otro de los problemas denunciados por trabajadores de CORPOELECT se vinculan con retrasos en el pago de sueldos y salarios, generando huelgas internas y fuga de talentos.

Tal como ocurrió en meses pasados, las denuncias no sólo están vinculadas con los cortes en el suministro sino también con las altas tarifas impuestas por los empleados para ´agilizar’ los procesos de reparación. En el transcurso de la primera quincena de Julio, se registraron 615.258 tuits denunciando los constantes cortes y las ilegalidades asociadas a la gestión de las reparaciones.

Según los usuarios de la red social Twitter, en la región zuliana los inconvenientes relacionados al suministro eléctrico son muy frecuentes, de hecho, durante un día el suministro es tan escaso que sólo se experimenta entre 2 y 5 horas en la madrugada, haciendo que la mayor parte de los colegios, comercios y hospitales permanezcan cerrados. Esta situación ha incrementado el número de familias que se movilizan hacia Colombia para poder desarrollar sus actividades cotidianas. Las entidades bancarias permanecen cerradas la mayor parte del día y los puntos de venta tienen un funcionamiento deficiente.

Durante la segunda quincena de julio se registró un nuevo apagón nacional. Las advertencias que hicieron algunos expertos a principio de mes sobre la debilitada capacidad termoeléctrica que posee Caracas para abastecerse de energía, se cumplieron el lunes 22 de julio a eso de las 4:50 de la tarde, cuando la ciudad se quedó a oscuras, así como unos 20 estados del país.

Tal como han alertado los expertos, el problema no es el apagón sino su continuidad, la frecuencia y sus consecuencias. Los venezolanos han expuesto sus preocupaciones a través de la red social Twitter mediante las etiquetas #OtroApagón o #22JulApagón y otras más, acumulando más de 819.667 denuncias distribuidas entre alertas de daños, explosiones de transformadores y distorsiones en las tarifas de reparaciones.

#SinInternet #SinTelefonía  | Servicio de telecomunicaciones

.

Casi el 85% de las fallas que se registran en el rubro de telecomunicaciones se debe a una extensión de los problemas con el suministro eléctrico, salvo lo que respecta a la estatal CANTV y la empresa de telefonía móvil del Estado, Movilnet, donde se registran unas 160 fallas diarias en las distintas regiones del país. Se conoció extraoficialmente por redes sociales que el 73% de las radio-bases de Movilnet reportan fallas que le impiden materializar llamadas con cobertura de calidad óptima, esto genera que el servicio sea cada vez más deficiente y las averías sean más fuertes.

Casi el 85% de las fallas que se registran en el rubro de telecomunicaciones se debe a una extensión de los problemas con el suministro eléctrico, salvo lo que respecta a la estatal CANTV y la empresa de telefonía móvil del Estado, Movilnet, donde se registran unas 160 fallas diarias en las distintas regiones del país. Se conoció extraoficialmente por redes sociales que el 73% de las radio-bases de Movilnet reportan fallas que le impiden materializar llamadas con cobertura de calidad óptima, esto genera que el servicio sea cada vez más deficiente y las averías sean más fuertes.

Otra de las fallas habituales es la que se vincula con el robo de los sistemas de cableado en diversos sectores del país. Este tipo de situación se presenta con regularidad en el Distrito Capital, Miranda, algunos sectores del Zulia y Falcón.

Durante los últimos 15 días de julio, las zonas más afectadas son Guarenas-Guatire en el Estado Miranda, El Valle, Santa Rosalía y Caricuao en Caracas, Maracaibo y Coro en el occidente y Cumaná, Anaco y Porlamar en Oriente, en estos sectores, se registran fallas diarias y cortes del servicio que pueden extenderse por una semana entera.

Los trabajos virtuales están sufriendo el riesgo de colapso, pues la falta de mantenimiento en las fibras transmisoras (internet) ha incrementado las fallas en un 20% respecto a la quincena pasada, posicionando las denuncias en prensa escrita en 35, mientras que suman más de 63 mil denuncias en la red social Twitter.

#SinTransporte | Servicio de transporte

En el Distrito Capital se estima que quedan unas 6 líneas activas con apenas unas 35 unidades para el transporte urbano, es decir, apenas unas 210 unidades para cubrir la ciudad, de las más de 1900 que había activas en enero 2018. Para los demás estados del país, la media se compone de 10% de la capacidad operativa activa, mientras las demás unidades están paralizadas por falta de repuestos, problemas con las tarifas o porque se trasladaron al sector del transporte privado o pirata.

Las mediciones del servicio de transporte son cada vez más alarmantes, en los primeros 15 días de Julio se registraron 268.552 denuncias por la red social Twitter, con más de 30 denuncias en la prensa escrita y digital. Estos datos no logran recoger la espantosa calidad del servicio.

En el Distrito Capital se estima que quedan unas 6 líneas activas con apenas unas 35 unidades para el transporte urbano, es decir, apenas unas 210 unidades para cubrir la ciudad, de las más de 1900 que había activas en enero 2018. La modalidad de transporte ‘pirata’, o no debidamente registrado, ha cobrado vida en estos días, según un estudio[1] registrado en Caraota Digital (www.caraotadigital.com), existen más de 250 unidades ‘piratas’ que trasladan a las personas desde los Valles del Tuy, Los Teques y Barlovento hacia Caracas, así como transporte intraurbano en la Capital.

Para los demás estados del país, la media se compone de 10% de la capacidad operativa activa, mientras las demás unidades están paralizadas por falta de repuestos, problemas con las tarifas o porque se trasladaron al sector del transporte privado o pirata.

[1] Recolección de información que se registró en un reportaje publicado en www.caraotadigital.com, de fecha 14 de mayo, de la firma de la periodista Karla Díaz S.

Pedro Vargas, vocero de la Asociación de Transportistas del sector Altagracia, asegura que se deben incrementar las tarifas en un 400%, es decir, de mil bolívares a 4 mil bolívares y así se podrían cubrir, al menos, 15% de los costos operaciones y el reemplazo de los repuestos más comunes.

La suma de denuncias para el transporte recolecta más de 300 mil quejas, donde los usuarios aseguran que el servicio es deficiente, costoso (por la falta de dinero efectivo), inseguro, inconsistente e incompleto. Una estadística registrada por ElEstimulo.com agrupa la cantidad de personas que suelen encontrar la solución al problema de transporte con paliativos:

  • 5 de cada 10 comenzaron a utilizar la bicicleta que tenían guardada.
  • 7 de cada 10 suelen caminar más de 3 kilómetros diarios para ir al trabajo, colegio o tomar un autobús.
  • 8 de cada 10 utiliza el metro
  • 6 de cada 10 personas con carro lo tienen detenido por falta de un repuesto.
  • 89 de cada 100 unidades de transporte superficial presentan fallas y recorren uno o dos viajes al día.
  • 87 de cada 100 unidades de transporte están al borde de la paralización por falta de insumos

Estas estadísticas muestran una percepción del servicio por parte de los usuarios a nivel nacional, empleando una muestra de 2500 personas elegidas al azar.

De mantenerse esta tendencia de inconvenientes y fallas con frecuencia diaria, el servicio de transporte generará un caos de importancia capital para todo el país, paralizando muchos sectores y atentando contra el desarrollo de las actividades económicas del país.

#SinAgua | Servicio de agua

Los registros de denuncias y quejas alrededor del tema del agua son cada vez mayores. El nivel de precariedad de los sistemas de distribución está afectando el normal desenvolvimiento de las actividades cotidianas y comerciales de los venezolanos.

Durante la segunda quincena de julio, la problemática se agravó pues se evidenció un nuevo apagón en gran parte del territorio nacional, generando que muchos de los sistemas de distribución y tratamiento se paralizarán presentando fallas eléctricas para su reinicio.

Los registros de denuncias y quejas alrededor del tema del agua son cada vez mayores. El nivel de precariedad de los sistemas de distribución está afectando el normal desenvolvimiento de las actividades cotidianas y comerciales de los venezolanos. Durante la primera quincena de julio se pudo constatar que hubo más de 120 zonas del país sin suministro de agua, entre las que destacan: El Junquito, Santa Teresa del Tuy, Dos Lagunas, San Diego, Puerto Cabello, La Vela de Coro, Anaco, Maracaibo y San Cristóbal.

A través de las redes sociales, vecinos de diversas zonas de La Gran Caracas y los Altos Mirandinos denunciaron arbitrariedades en el esquema de distribución de agua, pasó de 4 días de la semana a 3 y en algunos a 2 días de suministro continuo y el resto sin abastecimiento de la fuente.

Mediante la red social, Twitter, los ciudadanos formalizan sus denuncias etiquetando a los entes gubernamentales con el fin de solicitar respuestas a las problemáticas, pero sus solicitudes no son contestadas ni solventadas de forma oportuna. Según los datos recolectados, se acumularon alrededor de 508.112 denuncias relacionadas a cortes muy frecuentes en el suministro o manejo arbitrario del esquema de racionamiento, como es el caso de varias zonas del 23 de enero en Caracas.

Durante la segunda quincena de julio, la problemática se agravó pues se evidenció un nuevo apagón en gran parte del territorio nacional, generando que muchos de los sistemas de distribución y tratamiento se paralizarán presentando fallas eléctricas para su reinicio.

Luego de la paralización por falla eléctrica se modificaron sustancialmente los esquemas de suministro pues toda la plataforma de distribución y tratamiento estaba trabajando muy por debajo de su capacidad productiva. Esta situación generó zozobra en los ciudadanos que acumulaban más de 25 días sin agua de la fuente y debían aproximarse a autopistas u otros llenaderos para abastecerse.

Según los datos recolectados, se acumularon alrededor de 509.258 denuncias relacionadas a cortes muy frecuentes en el suministro o manejo arbitrario del esquema de racionamiento.

 twitter #MonitorServicios

A continuación, se muestran dos gráficos que resumen la cantidad de denuncias tanto en la prensa escrita como en los reportes digitales (vía Twitter):

Realizado por:

Raul David Cordoba
Investigador, Cedice Libertad

Diseño:
Giannina Raffo
Campaigns Manager, Cedice Libertad