Descripción del proyecto

#MonitorServicios: Colapso eléctrico nacional

Desde hace más de 10 años diversos expertos en materia eléctrica han advertido un colapso nacional: el Ing. Electricista Guillermo Ovalles destacó en el programa televisivo Aló – Buenas noches que desde 2009 se presentó un informe con las principales necesidades de mantenimiento en las plantas de generación eléctrica y el mismo no fue tomado en cuenta. Adicionalmente, el Ing. Víctor Poleo, en una investigación en el sector eléctrico venezolano (1999-2013), publicado por el Observatorio de Gasto Público de CEDICE-Libertad en 2015, se explica que el grado de deterioro en el sistema se deriva fundamentalmente de la desprofesionalización y militarización del sistema eléctrico, la mala gestión (como consecuencia de la corrupción, malversación de recursos y pérdida de capital humano experto), la escasa inversión en la infraestructura y un completo descuido de las labores de mantenimiento preventivo y correctivo.

En los últimos años, la situación ha continuado empeorando. La mayor parte de las estaciones y subestaciones de distribución termoeléctrica son custodiadas y gestionadas por militares lo que incrementó la presión contra el personal técnico especializado, derivando en la ausencia de expertos para el restablecimiento y mantenimiento del sistema.

Venezuela era un país que se desarrollaba con cierta inestabilidad en materia cotidiana, ya coexistían graves problemas con el suministro de agua, la vacilante distribución de la energía eléctrica, el cada vez más escaso abastecimiento de alimentos y medicinas, las ingentes condiciones del transporte (urbano y subterráneo), los crecientes problemas en materia de telecomunicaciones y más, todo conforma una extensa lista de problemas que  imposibilitan el normal desenvolvimiento de la sociedad venezolana.

El jueves 7 de marzo de 2019, aproximadamente a las 4:55 PM, cuando comienzan los ciudadanos a prepararse para retornar a sus casas, se presenta un apagón que parecía como los anteriores, es decir, de restablecimiento relativamente rápido, algunas personas se dispusieron a esperar los habituales 20 o 30 minutos para ver si encendían los ascensores y poder reencontrarse con el caos del retorno.

La energía eléctrica no retornó con la inmediatez esperada, el colapso fue nacional. Los reportes satelitales retrataron a Venezuela completamente apagada, sin posibilidad de comunicación fluida a través de telefonía móvil, sin luz, sin agua y con el transporte convertido un caos. El desconcierto, la desorganización y la anarquía tomaron el control de las principales ciudades y pueblos de Venezuela. Cuando los ciudadanos se percataron que el apagón fue a nivel nacional comenzaron a trasladarse según sus propios medios a sus casas. La situación se puede puntualizar de la siguiente forma:

Fotos: REUTERS

1. Corte general de la energía eléctrica

Según fuentes ligadas al Gobierno Central se trató de un sabotaje al Complejo Hidroeléctrico del Guri, no obstante, un conjunto de expertos ha desmentido tal posibilidad dado que dicha área está custodiada por la Fuerza Armada y personal de seguridad de Corpoelec. Aunque declararon que el sabotaje se hizo sobre el sistema Scada (que regula y controla la red troncal de transmisión), los expertos han señalado que dichos sistemas son analógicos a nivel mundial para evitar cualquier tipo de intervención. También se conoció que en horas de la tarde del jueves 7 de marzo se suscitó un incendio de vegetación que afectó tres líneas de 765 kilovoltios entre Guri y las subestaciones Malena y San Gerónimo B. dicho incidente pudo generar un sobrecalentamiento en las líneas y a su vez un rechazo de carga que dispara las protecciones de las turbinas que alimentan esas líneas en Guri.

El presidente de la Asociación Venezolana de Energía Eléctrica, Mecánica y Afines (Aviem), Winston Cabas, reiteró su criterio de que un incendio y la falta de mantenimiento e inversión en el servicio fueron el origen del apagón que mantiene sin luz desde el pasado jueves a parte de Venezuela.

Según información descrita en el diario digital El Pitazo, los ingenieros José Aguilar y Miguel Lara, ambos expertos en el sector eléctrico destacaron que las líneas de 765 Kv son las de mayor contribución de energía eléctrica a la red troncal de transmisión y el 85% de la energía que se envía hacia el centro del país desde el Guri proviene de dichas líneas, las cuales se alimentan de las unidades que están en la Casa de Maquinas 2 de Guri y pueden generar unos 730 megavoltios cada una.

.

En 2018, se conoció que cuatro turbinas estaban fuera de servicio por mantenimiento, con la falla ocasionada el jueves tres resultaron afectadas y su arranque resulta complejo si no se tiene corriente de excitación en sus generadores.

REP-GEN_VENEZUELA-ELECTRICIDAD_86628Ubicar los puntos de afectación en las líneas de 765 Kv cuya longitud es de aproximadamente 2200 kilómetros sería una tarea fácil si estuviesen habilitados los sistemas de termografía o rayos infrarrojos que detectan dichas anomalías. De palabras de Aguilar y Lara ese tipo de averías puede resolverse en dos horas si se cuenta con el personal técnico calificado, los repuestos y medios de traslado que faciliten el acceso. De los 19 mil megavoltios instalados en plantas térmicas en todo el país, 16.5 mil megavatios no están disponibles. La extensión temporal del problema ha sobrepasado las 110 horas en varias zonas del país. La amplitud territorial abarcó toda Venezuela desde el jueves 7 de marzo y comenzó a restablecerse de forma parcial e intermitente el viernes 8 a partir de las 12 del mediodía. Según un reporte de la Caraota Digital a la 1 de la tarde del viernes apenas el 15% del país contaba con suministro eléctrico en algunas zonas de la Gran Caracas. El viernes 8 de marzo a las 4:25 PM, se suscitó otro apagón focalizado por zonas mientras a otros lugares les llegó por primera vez desde del jueves, sumando casi 24 horas sin energía eléctrica.

Para el viernes a las 9:00 PM, se reportó el restablecimiento en algunas zonas de los estados Miranda, Vargas, Aragua, Guárico, Cojedes y Bolívar, sin embargo, en horas de la madrugada se detectaron más de 20 bajones de energía en las principales ciudades del país. El sábado 9 de marzo continuo el apagón en muchas zonas del país, de hecho, en sectores del este capitalino no se restableció en ningún momento, el sábado se fue restableciendo de forma muy precaria. El domingo 10 de marzo a las 11 de la mañana, aproximadamente, se volvió a suscitar un corte general del suministro eléctrico que se extendió hasta horas de la noche; cuando comenzó a restablecerse en la zona este de Caracas se presentó la explosión de 3 transformadores en la subestación de La Ciudadela dejando nuevamente sin suministro al Cafetal, Los Naranjos, Sebucán, El Hatillo y Baruta.

El lunes 11, a las 2:00 AM comenzó a restablecerse el suministro eléctrico en muchas zonas del país, en algunas, como Catia y el 23 de Enero, Los Ruices, El Marqués y Altamira llegó con mucha intermitencia, mientras que en el sur de Caracas aun no llegaba. Lo mismo ocurrió en el estado Miranda, en Los Teques y San Antonio de los Altos. La zona de los Valles del Tuy no corrió la misma suerte pues llegó el suministro eléctrico hasta horas de la noche del lunes.

El martes 12 aún permanece el servicio con cierta intermitencia y zonas, como el este de Caracas, con dificultades para el restablecimiento del suministro eléctrico.

Tras esta cronología, un recuento de las regiones del país queda de la siguiente forma: (martes 12 de marzo, 6:35 PM)

  • Región Occidental: los estados Zuliay Yaracuy permanecen aún sin suministro eléctrico. Los estados Falcón y Lara con servicio sumamente precario e intermitente, los pueblos de la Sierra de Falcón aún permanecen sin electricidad desde el jueves 7 de marzo.
  • Región Andina:el estado Mérida presenta un suministro precario, mientras el estado Táchira tiene servicio parcialmente restablecido. No obstante, el estado Trujillo no presenta servicio eléctrico desde el jueves 7 de marzo.
  • Región Llanera: los estados Barinas, Apure, Portuguesa y Cojedes presentan un servicio precario con altos niveles de intermitencia, no obstante, en el estado Guárico se ha restablecido de forma parcial.
  • Región Cordillera Central: los estados Miranda, Carabobo y Aragua presentar un servicio parcialmente restablecido, con zonas de precario suministro. No obstante, el estado Vargas presenta un servicio muy frágil, sobre todo en las zonas de Camurí Grande, Camurí Chico, Caraballeda y Carayaca.
  • Región Capital: en Caracas la mayor parte de los sectores tienen suministro restablecido de forma intermitente a parcial, no obstante,la explosión de un transformador eléctrico en la subestación Humboldt, ubicada en el sector Ciudadela, municipio Baruta del estado Miranda, el Ing. Winston Cabas asegura que es consecuencia de la falta de mantenimiento; por ello, advirtió la posibilidad de que un hecho similar vuelva a ocurrir.
  • Región Oriental:los estados Anzoátegui, Monagas, Sucre, Nueva Esparta y Delta Amacuro presentan un suministro parcialmente restablecido, con fallas focalizadas.
  • Región Sur del Orinoco: en el estado Amazonas no se ha restablecido el suministro desde el jueves 7 de marzo que ocurrió el apagón general, no obstante, en el estado Bolívar el servicio se ha restablecido en forma parcial.

2. Contexto social I: Colapso en el suministro de agua, crisis de viviendas y centros de salud

La mayor parte del sistema hídrico de Venezuela funciona con energía eléctrica, pues son sistemas de bombeo vertical para zonas residenciales y populares, sólo un conjunto muy selecto de las edificaciones y urbanismos tienen sistemas de distribución de agua por gravedad o pozos arteriales construidos para el aprovechamiento de las bondades geográficas.

Desde el colapso eléctrico el jueves 7 de marzo, los sistemas de bombeo hidroneumáticos centrales dejaron de operar, no obstante, algunas zonas cuentan con tanques que reserva y pudieron almacenar algo de agua, pero no es la suerte de la mayoría, que desde ese día comenzaron a padecer la falta de agua.

Los más afectados son los centros de salud, dada su necesidad de mantener las áreas higienizadas y el normal desarrollo de las cirugías y demás procedimientos quirúrgicos.  Hasta el día 11 de marzo a las 09:00 AM, el balance de fallecidos recogido en la Encuesta Nacional de Hospitales ascendió a 21 personas: 15 en el Hospital Manuel Núñez Tovar de Monagas, 1 en el Hospital Miguel Pérez Carreño, 1 en el Hospital JM de los Ríos, 1 paciente adulto en el Hospital Central de Maracay, 2 en el Hospital Los Magallanes de Catia y 1 Neonato en el Hospital Universitario de Maracaibo.

El colapso del sistema de agua ha generado fuertes tensiones a nivel social: los hospitales cerraron por no tener capacidad de atender emergencias ni los procedimientos programados, los centros educativos no han reanudado sus actividades, las empresas están paralizadas y la colectividad está sumamente desesperada por conseguir el vital líquido. Ciertas clínicas contrataron camiones cisternas pero dado que la situación se agrava en la medida que pasa el tiempo, decidieron enviar al personal y a los pacientes menos críticos a sus casas a esperar el retorno a la normalidad.

REUTERS/Manaure Quintero.

REUTERS/Manaure Quintero.

Desde el sábado 9 de marzo comenzaron a agotarse las reservas de agua y las personas decidieron ir a las calles para recolectar agua, en vista de que los centros de recolección no tenían agua suficiente, se volcaron a las calles, a tuberías que destilan algo de agua de las montañas, de otras zonas residenciales o son aguas servidas, con el objeto de acumular agua para uso doméstico en baños. No obstante, en ciertos recursos audiovisuales que trascienden las redes sociales, se conoce que algunas personas se colocaron a las orillas del Río Guaire (un río altamente contaminado que atraviesa toda Caracas) para almacenar un poco del agua que destila de tuberías que no parece tan contaminada. Lo mismo ocurrió en las adyacencias del Túnel de la Planicie, Cota mil, Los Chorros, también en el Distrito Capital.

Se conoce que, en Catia, el 23 de Enero, La Candelaria, Sarría, La Pastora y demás zonas de la capital no han tenido suministro de agua desde el miércoles 06 de marzo, un día antes del apagón, generando un estado de desesperación y zozobra por la falta de agua.

Si la situación se mantiene, se pueden generar una escalada de violencia social por la desesperación de no contar con agua para uso doméstico y para centros de salud.

3. Contexto social II: Abastecimiento de alimentos

Evidentemente, una de las cosas que más preocupa de esta situación es el almacenamiento y abastecimiento de los alimentos dada la falta de electricidad para las neveras. Durante los primeros dos días del corte general de electricidad la situación pudo mantenerse con cierta calma, no obstante, en la medida que las proteínas comenzaron a descongelarse sin la esperanza de recobrar el suministro eléctrico, los venezolanos se dispusieron a buscar hielo en los establecimientos para conservar por más tiempo sus alimentos.

Según los relatos recolectados en Twitter, Facebook y conocimiento propio, las bolsas de hielo las vendían a 1$ los primeros días y en la medida que la crisis se acentuó, el precio aumentó entre 5$ y 8$, según el tamaño de la bolsa. Lo mismo ocurría con los alimentos no perecederos que vendían en establecimientos comerciales, la facturación se hacía en bolívares, pero el pago se recibía en dólares, calculado al cambio de una tasa de entre Bs. 3200 y Bs. 3300.

5c84ee97e9180f26568b4568Naturalmente, el problema del suministro eléctrico y el colapso nacional generó una forzada paralización de las actividades comerciales y con esto el abastecimiento de alimentos en los abastos y supermercados generando que la colectividad emplease prácticas como el trueque y los intercambios a crédito cuyo pago está calculado en dólares. El problema de la escasez ya estaba bastante acentuado y con esto el índice de escasez puede debe oscilar entre 70% y 80% de los alimentos y medicinas.

En algunas zonas del estado Zulia y otras regiones del país se han registrado saqueos, hasta el momento no se tiene un registro exacto de los daños, pero según la información reseñada en Twitter, avenidas enteras fueron saqueadas en búsqueda de comida y agua.

Según la consultora Ecoanalítica se estiman perdidas económicas del mega apagón por US$ 875 millones, representando casi 1% del PIB venezolano.

4. Contexto social III: Transporte y telecomunicaciones

El problema del transporte (urbano y subterráneo) comenzó desde hace mucho tiempo y colapsó el jueves 7 de marzo a las 4:55 PM, cuando el país se apagó por completo. Evidentemente, el transporte superficial fue un caos y el transporte subterráneo cerró sus puertas y los usuarios tuvieron que salir. Casi la totalidad de los ciudadanos que usan regularmente el transporte público optaron por su único recurso: caminar. El promedio de personas que habitan en la Capital trabajaen el extremo opuesto a donde viven, otros viven en ciudades adyacentes y la situación los obligó a caminar periodos de 12 a 30 kilómetros para llegar a sus casas, unas 3 o 5 horas, en el mejor de los casos. Los días siguientes al apagón, el transporte superficial funcionó con baja demanda de personas mientras el sistema Metro de Caracas estaba cerrado.

apagon-venezuela-reuteraLo que respecta a las telecomunicaciones, también colapsaron el mismo momento del apagón por su dependencia eléctrica. Pese a la falla general, la red de llamadas de Telefónica Venezolana, C.A., Movistar funcionó con ciertas restricciones durante los primeros minutos del apagón, lo mismo ocurrió con la plataforma de mensajería de texto que funcionó en forma parcial, aunque por momentos se sobresaturó por todas las personas que intentaron usarla.

La red de datos presentó fallas como es natural. Lo mismo ocurrió con Digitel, aunque el parque de usuarios de dicha empresa es menos, a los pocos minutos colapsó. La empresa Cantv presentó fallas de internet ABA, aunque la telefonía fija se mantuvo en ciertas zonas. La empresa Movilnet colapsó en el momento de la falla general.

 twitter #MonitorServicios

Realizado por:

Raul David Cordoba
Investigador, Cedice Libertad

Diseño:
Giannina Raffo
Campaigns Manager, Cedice Libertad