Descripción del proyecto

Estatus del salario mínimo en Venezuela

En Venezuela, el salario mínimo siempre ha sido un indicador de referencia, no solo para
economistas y analistas, sino para el sector trabajador, empresarial y político. La economía venezolana no ha disfrutado de la libre competencia en ninguno de sus mercados: las regulaciones laborales han encarecido el empleo formal, y han desestimado la remuneración de la productividad. Así, la informalidad siempre ha sido elevada y una parte importante del empleo formal ha sido remunerado con el salario mínimo establecido por decreto, el cual en definitiva termina actuando como una especie de control de precios en el mercado laboral.

Esta situación permitió que el salario se haya convertido incluso en un instrumento político al que populistas han recurrido con fines claramente partidistas, siempre en detrimento del
mercado, el mérito, el esfuerzo; y con el consecuente impacto en los precios.