La emisión de los nuevos billetes es un reconocimiento oficial de la hiperinflación que vive Venezuela.

De no seguir conviviendo la familia de billetes del cono de menor denominación con los nuevos billetes, es probable que se genere un redondeo hacia arriba, ejerciendo una fuerte presión al crecimiento de los precios, especialmente en servicios como de transporte o en las compras cotidianas de las familias.

De acuerdo a algunos expertos como Asdrúbal Oliveros, esta medida reduce los costos de producción de billetes del Banco Central de Venezuela, al concentrarse en la difusión de estos tres nuevos billetes y frenar el esfuerzo en emitir billetes de bajo poder de compra.

Como parte del proceso de ampliación del Cono Monetario vigente, impulsada por el Banco Central de Venezuela (BCV), se introdujeron tres nuevos billetes a partir del 13 de junio de 2019 en el cono monetario del país, con la finalidad de hacer más eficiente el sistema de pagos y facilitar las transacciones comerciales con mayor fluidez, de acuerdo a declaraciones oficiales de la institución monetaria. Las nuevas piezas son de Bs. 10.000, Bs. 20.000 y de Bs. 50.000.

Cabe destacar, que el pasado 20 de agosto del año 2018, entró en vigencia la reconversión monetaria, la cual constó de la eliminación de los cinco ceros, lo que significa que los nuevos billetes, en realidad representan montos enormes, que representan montos de Bs. 1000.000.000, 2000.000.000 y 5000.000.000.

Esto refleja la intención del gobierno de seguir inyectando liquidez al sistema y no controlar la inflación, así como la magnitud de la verdadera inflación de la economía.

Econ. Karelys Abarca
Ilustración: FM Pinilla