Cuando exploramos el presupuesto público de los dos últimos años, no presentados ni discutidos ante la Asamblea Nacional sino ante un no legítimo Tribunal Supremo de Justicia, nos encontramos una enorme brecha entre las cifras nominales y reales*.

En el caso del presupuesto destinado al servicio de electricidad, en el 2017 éste se expandió en 321%, aunque ajustando la cifra por inflación sólo creció en 29%. Mientras en el 2018, el presupuesto destinado a este servicio se expandió en 807%, aunque en términos reales por efectos de la hiperinflación se redujo en 98% respecto al año anterior:

 

En 2018, la situación del presupuesto destinado al servicio de agua empeoró por la hiperinflación, mostrándose una expansión del presupuesto de 418% cuando en términos reales, el presupuesto se contrajo en 99%:

.
 
La enorme brecha en términos nominales y reales del presupuesto en servicios públicos de electricidad y agua nos muestra la dimensión de pérdida de valor de la unidad monetaria nacional, además de la explicación de la situación precaria de los servicios públicos en Venezuela.

.

*La diferencia entre lo nominal y lo real – En economía, cuando hablamos en términos reales nos referimos al valor absoluto de una determinado variable. Por ejemplo, si ganamos 1.000 BSs al mes, el valor nominal de nuestro sueldo son esos 1.000 BS. En cambio, cuando hablamos de términos reales lo que hacemos es descontar la inflación de ese año. Si para ese sueldo, la inflación ha sido del 2%, entonces nuestro sueldo real será de 980 BSs.

 

Infografía realizada por:

Karelys Abarca, Investigadora, Cedice Libertad
Giannina Raffo, Campaign Manager, Cedice Libertad

#AsiGastanTuDinero