CEDICE LIBERTAD

El Centro de Divulgación del Conocimiento Económico es una asociación civil sin fines de lucro, privada e independiente, comprometida con la defensa de la libertad individual, la iniciativa privada, los derechos de propiedad, gobierno limitado y búsqueda de paz

Venezuela: El vivo ejemplo del abuso del gasto público

Inicio/Artículos/Venezuela: El vivo ejemplo del abuso del gasto público

Venezuela: El vivo ejemplo del abuso del gasto público

El trabajo de investigación «El abuso del gasto público y cómo limitarlo» elaborado por el Economista y Profesor argentino Martin Krause para el Observatorio Gasto Público de Cedice, nos recuerda que la democracia sólo funciona cuando hay plena división de los poderes públicos, pues la democracia populista borra los límites del poder político y abre las puertas al abuso fiscal. La democracia populista se basa en el crecimiento exacerbado del Estado, bien sea por ideologías como el socialismo, el populismo, controles o por simple corrupción.

Cuando crece el tamaño del Estado en la economía, diversificándose las funciones más allá de la defensa y la administración de justicia, con tareas adicionales como servicios de salud, educación, pensiones y jubilaciones, servicios de transporte ferroviario y aéreo, empresas de sectores estratégicos como agua, electricidad, telecomunicaciones y energía, administración de hoteles, parques, imprentas, entre otras cosas, incrementan los costos del aparato burocrático del Estado y éste empieza a requerir para su financiamiento más ingresos que obtienen directamente de los ciudadanos.

Un Estado que se expande más allá de sus límites naturales y llega a tener un déficit fiscal estructural tiene las siguientes alternativas para financiar el gasto: cobrar impuestos, endeudarse, vender activos, expropiar o expoliar activos de los agentes privados, generar ingresos propios por la venta de servicios o emitir moneda indiscriminadamente. Entre las peores opciones mencionadas se encuentra el endeudamiento, porque hipoteca el futuro de aquellos que ni siquiera pueden votar o aún no han nacido; además de la emisión de moneda sin respaldo en reservas, porque es de alto impacto inflacionario.

Lo ciento es que mientras más poder económico se acumula en el Estado, el gobierno que lo administra posee menos incentivos para respetar los derechos de los individuos, razón que explica porqué en el presupuesto del año 2017, el gobierno pretende financiar el 97% de los gastos del Poder Ejecutivo con 97% de ingresos provenientes de los impuestos que pagan los ciudadanos por no recibir servicios de calidad.

Para evitar el despilfarro estatal de los recursos de la sociedad civil, algunos economistas proponen soluciones de distinta naturaleza: colocar límites al déficit fiscal, colocar límites institucionales al crecimiento del gasto público, al endeudamiento y someter a aprobación electoral los nuevos impuestos. Asimismo, es recomendable para evitar esta peligrosa concentración de poder en manos del Estado, descentralizar el gasto público (a niveles de gobiernos locales) y destinar la mayor parte de los ingresos fiscales al cumplimiento de objetivos definidos, no a medidas populistas de un Estado todopoderoso.

Para mejorar el gasto público, es necesario recuperar la autonomía de las instituciones para el diseño de políticas económicas coherentes, así como recuperar las libertades económicas de los agentes privados de la economía para que decidan y controlen qué hace el Estado con los impuestos que recauda.

Realizado por:
Karelys Abarca, Economista Cedice Libertad

Por |2019-12-10T07:35:19-04:00abril 5th, 2017|Artículos|Sin comentarios

Sobre el Autor:

Ir a Arriba