Ni lo uno ni lo otro en Venezuela

El estado de derecho es la institucionalidad clave para garantizar los derechos humanos, la justicia, tener una democracia sólida con desarrollo sostenible y competitividad fiscal, no obstante a pesar de esto, en el mundo el estado de derecho se sigue debilitando año tras año, pero en Venezuela se erosionó completamente, es una tierra sin ley viva, la ley es simplemente letra muerta.

El Índice de Estado de Derecho identifica el estado de derecho a partir de fortalezas, debilidades, avances y retrocesos en 142 países y jurisdicciones, ubicándose Venezuela en el puesto número 142, el último del ranking mundial.

El estado de derecho afecta los ámbitos de responsabilidad, ley justa, gobierno abierto y justicia accesible e imparcial, influyendo en la competitividad fiscal de los países, de manera que en un país donde no se garantiza el estado de derecho, no hay incentivos para una buena gestión fiscal impidiendo que el gobierno priorice las necesidades de la economía y la sociedad antes que sus objetivos político-partidistas y populistas.

El Índice de estado derecho recoge información de 8 factores: restricciones sobre las potestades del gobierno, ausencia de corrupción, gobierno abierto, garantías de respeto a los derechos fundamentales, orden y seguridad, aplicación de regulaciones, buena impartición de justicia civil y de justicia criminal. Ninguna de estas condiciones se cumple en Venezuela, siendo el país con menos respeto al estado de derecho en una muestra de 142 países del mundo, lo que lo convierte también en un país que no puede garantizar competitividad fiscal porque no puede atraer la inversión extranjera ni ningún tipo de inversión.

En el año 2023, Venezuela fue el país con peores condiciones de estado de derecho en el mundo (142), junto con el Congo (138), Haití (139), Afganistán (140) y Cambodia (141). De acuerdo a los resultados del Índice de estado de derecho para Venezuela en el 2023, las peores condiciones del país se refieren a los siguientes aspectos, donde el país se ubicó en los últimos puestos del ranking:

Aspectos del índice de estado de derecho Puesto en el ranking mundial
Restricciones sobre el poder del gobierno 142
Cumplimiento de las regulaciones 142
Justicia criminal 142
Justicia civil 141
Gobierno abierto 139
Derechos fundamentales 132
Ausencia de corrupción 132
Fuente: Índice de estado de derecho 2023

Estas pésimas condiciones que no garantizan el estado de derecho, también impiden que la economía se recupere y que haya una buena gestión fiscal que permita al Estado a mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos a través de la política pública. Esta situación crónica se debe en primer lugar al hecho de no estar debidamente delimitados en el país los conceptos de Estado y gobierno, y en segundo lugar porque no existen las condiciones mínimas a nivel institucional para que las empresas prosperen y contribuyan al crecimiento económico a través de una política fiscal coherente.

Cabe destacar que un país competitivo fiscalmente, mantiene las tasas impositivas bajas para atraer y mantener la inversión nacional y extranjera, para incentivar el crecimiento económico y apalancándose más en el impuesto sobre la renta o en impuestos al consumo, con transparencia fiscal. Es decir, ser competitivo fiscalmente significa brindar las condiciones óptimas para la inversión: garantizar el estado de derecho en todas sus dimensiones, la propiedad privada y gestionar los impuestos con eficiencia y transparencia, condiciones que en la Venezuela actual son inexistentes.

La OCDE posee un Índice de Competitividad Fiscal Internacional que analiza más de 40 variables de política fiscal tributaria, analizando impuestos corporativos, impuestos sobre la renta individual, impuestos al consumo, impuestos a la propiedad y ganancias en el extranjero. Los países más competitivos fiscalmente en la OCDE tienen impuestos bajos para las empresas, impuestos sobre la renta individual fijos, bajos impuestos a la propiedad y no penaliza las ganancias obtenidas en el extranjero. En este caso, es Colombia el país con menos competitividad fiscal en el esquema OCDE, porque tiene un impuesto sobre la renta alto, así como un alto impuesto a las transacciones financieras y elevados impuestos corporativos.

Aunque Venezuela no es parte de este índice, porque no forma parte de la OCDE, obviamente dista mucho de tener competitividad fiscal, no sólo por su ineficiente e ineficaz estructura fiscal, que ve a las empresas como enemigos y encarece sus costos transaccionales, sino que además tiene una muy elevada opacidad fiscal

Para tener competitividad fiscal, Venezuela debe primero recuperar su democracia, garantizar el derecho de propiedad, el estado de derecho y una vez restituidos el sistema democrático y la confianza en la recuperación del país, se puede incidir a través de la política pública de gastos e impuestos  para incrementar la competitividad fiscal, que atraigan inversión, crecimiento sostenido y mejora en la calidad de vida, antes de esto no sucederá. Con el régimen actual, que no garantiza el estado de derecho ni la propiedad privada, la competitividad fiscal y la recuperación económica.  Se estancará en un subóptimo y además no será sostenible endógenamente.

Fecha de publicación: 11 de diciembre de 2023