La fundación del Colegio de Ingenieros de Venezuela C.I.V (Caracas, 28 de 0ctubre de 1861 ) antecede por seis años la publicación de “Das Kapital” de Karl Marx (Hamburgo, 1867) y si bien es de más reciente cuño, La Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y carreras afines AVIEM,(Caracas, 20 de febrero de 1956) es el organismo de apoyo del C.I.V. en asuntos relacionados con esas disciplinas que no existían como tales en 1861. Siendo así, algún modesto peso deberían tener las opiniones técnicas de ese ente profesional, expresadas en boca de su Presidente, o en comunicados oficiales de la Institución emanados de su directiva en pleno.

El país aún se encontraba completamente a oscuras la tarde noche del lunes 22 cuando el psiquiatra vocero oficial milagrosamente ya había determinado que “ataques electromagnéticos” habían burlado por enésima vez el férreo cordón de defensa del sistema eléctrico nacional SEN supuestamente establecido por el ejecutivo. Sistema que por boca del propio vocero, al parecer depende exclusivamente de la energía hidráulica que proviene de la cuenca del Caroní, como si los 18,000 megavatios de energía térmica que se encuentran en un 90% paralizados, no existieran. Acto seguido la totalidad de la maquinaria informativa del ejecutivo se volcó en la meta de crear una matriz de opinión del electromagnetismo como culpable de lo que, según su propia narrativa, alguna vez fue monopolio territorial de las iguanas come-cables de alta tensión.

A las pocas horas la AVIEM se manifestaba de manera contundente :“…en tal sentido reiteramos nuestra posición técnica y profesional sobre las verdaderas causas expresadas previamente que han llevado al SEN a presentar la vulnerabilidad, fragilidad e inestabilidad operativa actual, ynuevamente manifestamos que ninguno de los cuatro (4) apagones masivos ocurridos en el 2019, tres (3) de ellos en el transcurso del mes de marzo y el ocurrido el día de ayer 22 de Julio 2019 a las 4:40 pm, se debe a pulsos electromagnéticos de potencias enemigas, ni a saboteos ni a conspiraciones de ninguna índole, sino que obedecen en su totalidad a la mala gestión, corrupción, descuido y negligencia…” [n.r., destacado y subrayado nuestro]

Lapidaria declaración que pone al descubierto lo difícil que resulta tapar al sol con un dedo cuando de temas científicos y técnicos se refiere. Resulta incomprensible que en todo el transcurso de la crónica de una muerte anunciada en que se convirtió la crisis primero, y el colapso después del Sistema Eléctrico Nacional, los responsables de operarlo y sus jefes políticos no se hayan molestado en reunirse ni una sola vez con quienes son conocedores por excelencia de la materia.

Pero tal vez no podría ser de otra manera. Quienes nos gobiernan desde hace ya una generación, han demostrado que las verdades empíricas y científicas no cuentan para nada en sus planes de cómo hacer las cosas. Si un viajero en el tiempo hubiera pasado por Venezuela hace 20 años y regresado este mes del cuarto mega apagón en seis meses, sin duda un record mundial, se daría cuenta de que en cada acción pública existe un mismo desprecio y rechazo por las soluciones técnicamente correctas. Política monetaria, política fiscal, administración de las industrias petrolera y básicas, de los sistemas de tránsito rápido de las telecomunicaciones, administración hospitalaria y un al parecer interminable etcétera, todas sin excepción adolecen del mismo síndrome de darle la espalda a la realidad con razones equivalentes a la disparatada excusa del electromagnetismo maléfico en el caso de la electricidad.

Esta vez la ira de quienes pretenden imponer una matriz de opinión divorciada de todo vestigio de veracidad y lógica técnica le tocó a los ingenieros eléctricos y mecanismo y a su Presidente, ahora perseguido por transmitir una verdad evidente. Pero lo peor de todo es que ese comportamiento irracional, lejos de resolver el problema lo continúa agravando, prolongando el sufrimiento de todos los venezolanos.

___________________________________________________

Fuente: www.laotraviarcr.blogspot.com

Leave A Comment

Artículos relacionados

Comparte este artículo