Índice de Libertad Económica 2023

El Índice de Libertad Económica 2023 que se realizó para una muestra de 184 países, reveló una reducción promedio de la libertad económica a nivel mundial. Al respecto, se ha incrementado el déficit fiscal y la deuda pública de muchos países, que ha significado el aumento del intervencionismo del Estado en las economías, lo que afecta negativamente la calidad de vida y prosperidad de los ciudadanos. La calidad de vida medida por los ingresos económicos, depende del nivel o grado de libertad que tengan los países, que a su vez está determinado por factores como salud, educación y medio ambiente, además de capacidad de innovación, progreso social, gobernanza y democracia.

De acuerdo a los resultados del Índice de Libertad Económica 2023, sólo 4 países se mantuvieron con una calificación mayor de 80 puntos (mayormente libres), donde se encuentran Singapur (84 puntos aproximadamente), Suiza (84 puntos aproximadamente), Irlanda (82 puntos) y Taiwán (81 puntos). Por otra parte, más del 50% de los países de la muestra (unas 93 economías), aparecen clasificadas con puntajes de libertad por debajo de los 60 puntos, de las cuales 65 de ellos se consideran como economías no libres.

Cabe destacar que a nivel mundial, los países con más opacidad en el manejo de los recursos públicos de acuerdo a este índice (o más baja eficiencia regulatoria) son Sierra Leona, Irán, Cuba, Sudán, Zimbabue, Venezuela y Corea del norte. Mientras, los últimos 5 países menos libres del ranking son: Zimbabue (39 puntos), Sudán (32,8), Venezuela (25,8), Cuba (24,3) y Corea del Norte (2,9 puntos).

A nivel regional en el continente, los países más libres en el ranking de libertad económica son: Canadá, Chile, Uruguay, Barbados y Estados Unidos; siendo los cinco menos libres: Haití, Suriname, Bolivia, Venezuela y Cuba. Los pésimos resultados de Venezuela en este índice se deben principalmente a las siguientes calificaciones:

Indicadores medidos Puntaje Venezuela Puntaje Singapur Puntaje Corea del Norte
Derechos de Propiedad 0,00 94,0 16,6
Efectividad judicial 3,40 58,3 6,30
Integridad gubernamental 6,50 91,2 1,60
Carga fiscal 74,8 90,6 0,0
Gastos gubernamentales 95,0 89,0 0,0
Salud fiscal 12,0 78,0 0,0
Libertad para hacer negocios 30,8 86,9 5,0
Libertad laboral 34,3 77,3 5,0
Libertad monetaria 0,00 81,9 0,0
Libertad de comercio 42,3 95,0 0,0
Libertad de inversión 0,00 85,0 0,0
Libertad financiera 10,0 80,0 0,0
Puntaje general 25,8 83,9 2,9

Fuente: 2023 Index of Economic Freedom

Como se observa en los resultados del Índice de Libertad 2023, los aspectos más críticos de la situación económica de represión en Venezuela se encuentran en las nulas garantías de los derechos de propiedad privada, así como en la inexistencia de libertad monetaria y libertad de inversión, poca libertad financiera, baja efectividad judicial y muy escasa integridad gubernamental, obteniendo como resultado una economía de escaso crecimiento de la producción, con muy efímera inversión, alto desempleo, mucha corrupción administrativa y alta inflación; siendo evidente que el régimen que gobierna al país tiene una amplia capacidad de gasto, que financia a través de los impuestos que le cobran a los agentes privados, pero el manejo de recursos públicos es opaco y no genera mejora en la calidad de vida de los ciudadanos, por el contrario genera un deterioro progresivo de las condiciones de vida y provoca un éxodo migratorio indetenible.

Si comparamos las brechas de Venezuela con el país más libre del mundo y el menos libre de la muestra, encontramos que Singapur tiene precisamente los puntajes más altos donde Venezuela tiene las condiciones más críticas (derechos de propiedad, libertad monetaria, libertad de inversión, libertad financiera, integridad gubernamental y equilibrio o salud fiscal). Mientras el país con menos libertad económica en el mundo, Corea del Norte, tiene los más bajos puntajes en todos los indicadores, excepto que tiene un poco más de garantías con respecto a los derechos de propiedad que Venezuela. En la práctica, Venezuela está más cerca de ser una economía tan reprimida como la de Corea del Norte, que ser libre como Singapur.

Obviamente que a nivel regional, estamos como el penúltimo país menos libre del continente, después de Cuba, a pesar que ese país en particular muestra mejores puntajes que Venezuela y Corea del Norte en derechos de propiedad, efectividad judicial, integridad gubernamental, libertad para hacer negocios y libertad de comercio. Venezuela además de no contar con libertades económicas, no garantiza derechos de propiedad (lo que se confirma plenamente en el Índice Internacional de Derechos de Propiedad) y es una economía corrupta.

Índice Internacional de Derechos de Propiedad

La estructura del Índice Internacional de Derechos de propiedad, tiene 3 componentes principalmente: a) El ámbito jurídico, político y de medio ambiente (que comprende la independencia judicial, las reglas del juego o el imperio de la ley, la estabilidad política y el control de la corrupción) b) Los derechos de propiedad física (comprende los derechos de protección de la propiedad física, el proceso de registro y la facilidad de financiamiento) y c) Los derechos de propiedad intelectual (comprende la protección de derechos de propiedad intelectual, la protección de patentes, la protección de marcas y los derechos de propiedad del autor).

Los resultados de este índice ratifican que en Venezuela no se respetan los derechos humanos de propiedad, siendo el país que se ubica de último en el índice para la edición 2022:

Variables Venezuela (20% inferior en la muestra) El país con el mejor índice: Finlandia
Ámbito Político, Jurídico y Medio Ambiente 1,15 8,74
Derechos de propiedad física 1,46 8,53
Derechos de propiedad intelectual 2,70 7,25
Índice Internacional de Derechos de Propiedad 1,77 8,17

Fuente: International Property Rights 2022

Venezuela es el país con el puntaje más bajo del índice, estando sus principales vulnerabilidades en el ámbito político, jurídico y de medio ambiente y los derechos de propiedad física, lo que significa que en una muestra de 129 países, está en el puesto número 129 porque el Estado no es capaz de garantizar prácticamente ningún tipo de propiedad. Mientras que la brecha con el país con mayor índice de propiedad es inmensa, de unos 7 puntos en promedio entre los componentes del índice, lo que nos dice que es imposible que Venezuela recupere los derechos humanos de propiedad con la estructura gubernamental y el estilo de política pública actual.

El derecho a la propiedad es el derecho más vulnerado de Venezuela, se ha convertido en la causa principal de la desarticulación del sistema económico del país, porque la no garantía de propiedad reduce la inversión, la productividad, el crecimiento económico, el empleo y obviamente genera una brecha entre oferta y demanda que sólo puede provocar una inflación incontrolable si la combinamos con la inexistencia de libertad monetaria y con la abolición absoluta de la autonomía del Banco Central para realizar las políticas económicas coherentes.

Se señala con frecuencia que la gente ‘vota con los pies’ y cuando observamos las continuas oleadas migratorias que salen de Venezuela, conformando ya una diáspora constituida por entre 6 y 7 millones de venezolanos, es la manifestación empírica del desastre económico actual del país que observamos en sus métricas: uno de los países más reprimidos en el mundo, con menos libertades económicas para invertir, producir y crecer, privados además de los derechos humanos básicos de propiedad, la tormenta perfecta.